Solidaridad con los Pobres: el No-Negociable Final de Gálatas 2…


blog 2

Esta noche llego a la última parte de la reflexión sobre los primeros versículos de Gálatas 2 y que nos ha tenido ocupados ya por algunos días. Si tomas unos momentos y relees el orden de los eventos en los primeros 10 versículos de ese pasaje (mejor aún si lees Hechos 15 como complemento) te darás cuenta que la conclusión a todo lo dicho es un no negociable… yo le llamaría “el no-negociable de los no-negociables”… el que, sin importar donde los creyentes fueran llamados y sin importar cual fuera el formato de ministerio que usaran tenía que suceder. Santiago -lleno de sabiduría- dijo a Pedro y a Pablo (y el Espíritu Santo lo registró para ti y para mí) las siguientes palabras según las relato el mismo Pablo:

Solamente nos pidieron que nos acordásemos de los pobres; lo cual también procuré con diligencia hacer

Esta noche quiero solamente señalarte que -hagamos lo que hagamos, siempre hay una realidad que traspasa todo ministerio y que soporta toda acción que los creyentes hacemos… ser solidarios con los pobres.
Te explico.

Creo que tres grandes realidades convergen debajo de la instrucción dada a los Apóstoles en Gálatas. Puedes apreciar tales realidades cuando analizas las palabras específicas que contiene el versículo que acabo de citarte.

  1. “Solamente”. Santiago parece dar acá una palabra de advertencia. “Esto es lo único que no puede hacer falta” en el ministerio. Podemos tener un gran templo, un flamante programa misionero, el mejor equipo de alabanza, el sistema de discipulado más elaborado o el ministerio de grupos pequeños más sofisticado… pero si nos olvidamos de este “solamente” habremos perdido el rumbo por el cual fuimos enviados a ser los representantes del Rey en esta tierra. Obviamente inspirado por Dios, Santiago puso el dedo en una llaga que en este tiempo pareciera estar demasiado abierta en el cristianismo en general y las iglesias locales en particular: los pobres han sido olvidados.
  2. “nos pidieron que nos acordásemos de los pobres”.  Lo que Santiago les está pidiendo -y allí presente están Juan y Bernabé al menos- es congruente no solamente con “la doctrina cristiana” (expuesta por cierto de manera contundente en los libros de Santiago y las cartas de Juan) sino que es un reflejo directo el mismísimo corazón de Dios. Acordarse de los pobres es en realidad un eufemismo… implica pensar en ellos para aliviar sus necesidades …implica tomar acciones concretas para ayudarles …implica negarnos “al menos un poco” de nuestros abundantes excesos -por pequeños o inexistentes que los consideres- para dar a los que verdaderamente tienen carencias. Una curiosidad más… es un mandamiento dado en plural. No hay excepciones, peros, salidas, atajos ni nada por el estilo. Todos los creyentes -y especialmente quienes hacemos el ministerio- tenemos como deber “acordarnos de los pobres”.
  3. “lo cual también procuré con diligencia hacer”. Si la instrucción fue en plural, la respuesta en obediencia es dada en singular. Nota que no dice “procuramos hacer”… menos “procuraron hacer”… dice “procuré con diligencia hacer”. He notado lo fácil que nos es a los creyentes escondernos detrás de la multitud que obra. La solidaridad puede ser un mandato a la iglesia en general pero ciertamente es un resultado de la actitud individual de cada uno de sus miembros. Una cosa más… el término “procurar” implica “hacer todo lo que está dentro de la capacidad de alguien”… no son las sobras las que damos a los pobres… ni debemos dar “cuando nos veamos forzados a dar”. La solidaridad individual -la tuya, la mía- para con los pobres es… no negociable.

En VidaNueva, la solidaridad con los pobres está capitaneada por un ministerio (AMA) que lleva la voz cantante en dar a quienes tienen necesidades dentro de nuestra congregación. Si eres de VidaNueva, te recuerdo que mes a mes tienes la posibilidad de destinar una cantidad -arriba de tus diezmos- para AMA. También te animo a que tomes la decisión de dar personalmente -arriba de tus diezmos- a quienes tienen necesidad.
Se generoso. Se solidario.
Ese es un no-negociable que no debemos olvidar.

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s