Lo que aprendo de Gálatas 2… -los no-negociables- (I)


ERDH_Blog_03

Lo que aprendo del capítulo 2 de Gálatas es que a veces no entendemos la gracia. Me confieso yo mismo como responsable de asumir inferencias y adoptar posturas sobre este término sin haberlo masticado al máximo. Esta noche me hago una nota mental de mantener mi guardia arriba contra equivocaciones como esta. Uno de los varios errores y mal entendidos es pensar que la gracia está íntimamente asociada con la pasividad (al punto de llegar a ser, en nuestra mente, casi un sinónimo)… pensamos que la gracia lo tolera todo... la hacemos producir -en nuestra imaginación- una actitud que casi nos prohibe reaccionar en contra del pecado. Nada más apartado de la verdad. Lee Gálatas 2 y encontrarás un espíritu combativo e intolerante en contra del legalismo…  una posición apasionada y -como veremos esta semana en VidaNueva- un tanto confrontativa contra los enemigos de la gracia. El fin de semana pasado lo expresé al predicar a VidaNueva que Gálatas 2 nos presenta algunos “no negociables”. Así es.
Al igual que no se debe negociar con el terrorismo, no se puede negociar con el legalismo.

Si has seguido el estudio del libro los domingos en VidaNueva sabes que la defensa de Pablo hacia la gracia en Gálatas es aguerrida. Este es un libro en el que Dios nos hace un llamado claro a ser libres… a ser cuidadosos y a dar testimonio con el cambio de nuestras vidas y con las palabras de nuestra boca para que Dios mismo sea glorificado. Pero esa libertad recibirá presiones. Y allí es cuándo surge la tentación de ceder a los embates legalistas… porque estas personas (falsos hermanos les llama la Biblia) son de los que sí saben presionar. Presionan sobre todo lo externo, sobre cada detalle, sobre cada definición, sobre cada punto concebible y sobre cada punto inconcebible… Y si no eres firme, te terminarás doblando ante tales presiones. Hmmm… ¿cómo manejas tú las presiones de los que quieren hacerte cambiar? ¿Eres una palmera (que se dobla pero no se quiebra) o eres una veleta (que se mueve para donde el viento sopla?)? ¿Eres una persona de convicciones o eres… ¡una veleta!? Piénsalo. Si hay algo en que no podemos negociar… si hay un área en la que no podemos convertirnos en una veleta es en la que se refiere al mensaje de Pablo en esta carta: salvación por gracia, espiritualidad por gracia.
Cristo más nada. Cero legalismo.

 

Por eso, esta semana quisiera expandir un poco mis pensamientos del fin de semana pasado y dedicar unas noches para presentarte y razonar al menos los primeros cuatro no negociables de Gálatas 2 (el resto los estudiaremos este fin de semana). Esta noche, solamente te los listo a continuación:

  1. No es negociable el respeto a toda la libertad que nos da el Evangelio.
  2. No es negociable la resistencia a toda la presión que se hace al Evangelio
  3. No es negociable el regocijo por todo plan que avance el Evangelio
  4. No es negociable la responsabilidad por toda la solidaridad que demanda el Evangelio

El legalismo es terrorismo espiritual. De la peor clase.
No negocies.
Nunca ganarás.

 

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Lo que aprendo de Gálatas 2… -los no-negociables- (I)

  1. Pingback: Un No-Negociable Más: Alégrate por el avance del reino en manos de otros… |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s