Una graduación emocionante…


Esta tarde tuvimos uno de los actos solemnes más emocionantes en los que he participado. Así es, “solemne” y “emocionante” puede ir en la misma oración y describen una realidad en esta tierra. El Seminario Bautista Vida Nueva, una institución que soñamos hace 20+ años con Steve y que ha sido un proyecto pasado por “altas y bajas”, por el fuego y por el agua, por las buenas y las malas tuvo esta noche su primer graduación formal. Solamente A Dios Gracias tres graduados coronaron sus esfuerzos de educación teológica en tres niveles diferentes: Un Diplomado en Teología, un Licenciado en Teología y un Máster en Divinidad. Presididos por el Dr. Gerald Cowen -Presidente del Seminario- y junto con el Dr. Steve Kern (Director), en mi calidad de Presidente de la Junta de Directores tuve el privilegio de participar, junto con los graduados, en la entrega de los títulos que les certifican y acreditan con todos los derechos y responsabilidades respectivas.

Este esfuerzo culmina un trabajo de años y de docenas de personas, ni más ni menos. Debo confesar que hubo un momento en el que los pormenores y costos de la acreditación y lo costoso de preparar e impartir las clases se volvió un imposible para Steve y para mí. Fue entonces que Dios permitió dos cosas:

  1. Primero trajo a nuestro camino al Dr. Gerald Cowen. Sus credenciales son impresionantes. Licenciado en Teología y Estudios Bíblicos, con una Maestría en Divinidad y un Doctorado en Teología con énfasis en Griego, el Dr. Cowen tiene estudios de post-grado en la Universidad de Oxford amén de otros títulos. Ha sido Rector de una Universidad, Decano de la Facultad de Teología y Vicepresidente del programa de Doctorado en Teología. Es autor de varios libros (especialmente de Griego y Nuevo Testamento) y ha fungido como catedrático por más de 40 años. Contar con él como Presidente allanó el camino para recibir el respaldo oficial de SEBTS (uno de los Seminarios más prestigiosos de Estados Unidos) y facultó el envío continuo de Catedráticos visitantes durante los últimos años. Nuestra facultad creció entonces de dos a una docena… y con ellos venía un cúmulo de conocimiento y experiencia que nosotros solos no habríamos podido soñar. Una de las metas ha sido llegar a esta primer graduación que nos permite soñar en grande.
  2. Hace un par de años -además- Dios nos guió a integrar los estudios académicos del Seminario con un proceso largo de discipulado propio de VidaNueva (que llamamos S3) de manera que la inscripción en la institución superior solamente es por invitación; la invitación viene dada en base a la madurez del estudiante potencial y no en base a la búsqueda de una mera capacitación Bíblica, teológica o ministerial. Por supuesto, el Seminario provee tal capacitación, pero lo hace únicamente con aquellos que ya están creciendo en su proceso de formación espiritual. En la actualidad hay unos 35 estudiantes adicionales en cualquiera de los niveles académicos (Diplomado, Licenciatura y Maestría) pero estamos a las puertas en un par de años de poder invitar a los más de 200 miembros de IDEM.

Lo que tuvimos esta tarde fue una graduación completa, con toda la pompa y circunstancia propias de la ocasión. Rara vez tenemos algo así en VidaNueva -con togas, birretes, golas que indican grados, etc.- pero hoy lo ameritaba. Yo estuve encargado de dar la Carga -o Discurso de Desafío- a los estudiantes graduados. Creo que el martes o miércoles la postearé completa (es larga)… los pensamientos allí contenidos podrían ser de ayuda para algunos que ya están en el ministerio.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s