Última noche en Louisiana…


ERDH_Blog_04

He aquí el último de los post personales propios de una semana de vacaciones.

 

Acá voy…

Saludos desde Louisiana! Patty y yo estamos pasando ya la última noche de esta semana en casa de nuestros hijos en el Campus del Seminario Bautista Teológico de Nueva Orleans… las emociones son encontradas… nuestro ánimo es la mezcla producida por estar contentos, cansados, tristes, agradecidos, alegres, animados, decididos, ansiosos, felices, sorprendidos, y preocupados; todo esto resultado de los días que hemos estado acá con ellos, del viaje previo de ministerio en Tampa, Florida y de las consideraciones de todo lo que hay que hacer en las próximas semanas.
Ha sido muy bueno.

Lo único que me inquieta esta noche (además de que -como te dije antes- no me gusta lo tedioso de los aeropuertos y mañana esa será mi vida) es que al llegar a San Salvador mañana “nos bajaremos del avión corriendo” y casi no habrá respiro el fin de semana. Además de los cultos regulares con nuestro regreso al libro de Gálatas (estudiaremos un pasajazo), el domingo traerá actividades de evangelismo, mesa del Señor y la primera graduación del Seminario Bautista Vida Nueva… un acto formal y solemne que coronará años de esfuerzo tanto para los graduandos como para quienes “soñamos ese sueño” hace mucho tiempo. Con todo el ajetreo que sé que vendrá estos días, atrás quedarán (sniff, sniff, sniff) los amigos con quienes nos hemos encontrado estas dos semanas, las levantadas tarde, los días tranquilos y las comidas únicas y excelentes que especialmente esta última semana nos ha dejado… con decirte que solamente hoy comí Hot Dogs de lagarto para el almuerzo… y luego sushi de langostino y de cangrejo de caparazón suave para la cena. Para quienes se preguntan a que sabe el lagarto… sabe delicioso… al menos el de este mediodía puedo afirmar con propiedad que es “el mejor lagarto que he comido en mi vida”.
No por gusto a Nueva Orleans se le conoce como “la Capital Mundial de la Comida”.
Y… le hace honor al nombre.

Ya en un tono más serio, puedo decirte que estas casi dos semanas fuera de la rutina de ministerio en San Salvador me han servido para repensar lo que estoy haciendo para el Rey. Como te dije anoche, algunos ajustes debo hacer… regreso a San Salvador en paz de que he hablado con el Señor sobre lo que él necesita de mí como pastor de VidaNueva, como esposo de Patty y como padre de mis hijos… ahora solamente espero serle fiel.

Me voy a acostar… mañana será un día especial.
Por cierto, mañana (25 de octubre) cumplo 6 años de escribir este blog cada noche. En una semana -si Dios así lo permite- cumpliré 2,200 noches ininterrumpidas de estar posteando este espacio.
¿Qué decir? Dios es bueno. ¿Cómo no serle fiel?

 

Nos vemos mañana.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s