Un viaje ansiosamente esperado…


ERDH_Blog_02

Saludos desde Valrico, en algún lugar en las afueras de Tampa! Patty y yo llegamos esta noche para participar durante los próximos 6 días en la Conferencia de Misiones de Bell Shoals Baptist Church, una de las iglesias que nos acompañan constantemente en MetroAmérica 020. En esta ocasión -muy placenteramente para mí- no estoy acá para predicar ni para enseñar (aunque lo haré con grupos relativamente pequeños a través de la semana), sino que vengo más bien con mi sombrero de VP de Good News in Action -lo del sombrero lo digo de manera figurada, por supuesto- y como representante de MetroAmérica 020. Patty y yo ya estuvimos en esta iglesia hace un par de años y dejamos algunos muy buenos amigos acá… de esos que duran toda la vida y más allá. De hecho, esta noche estamos cómodamente hospedados en casa de los Shook, una querida pareja… al estar nuevamente en este querido hogar pienso que la familia de la fe, diseminada por muchos lugares, idiomas y culturas, es una de las grandes ideas del Rey. Gracias a Dios por ellos.
¿Qué decir? …nos sentimos como en casa.

Este es un viaje que he estado esperando. Te soy honesto: No me gusta viajar… es demasiado cansado. La parte de los aeropuertos, las rutinas de seguridad, las esperas, las largas filas, cargar maletas, etc., etc., etc., no son de mi personal apetencia. Quizás sea que ya gasté mi cuota de viajes para la vida, quizás sea que la vida ya me gastó demasiado. Los últimos años he tendido a viajar menos y menos …en parte porque el ajetreo del ministerio de VidaNueva es demasiado intenso pero en parte porque ahora prefiero viajar menos. Sin embargo, como te dije, en esta ocasión he esperado con ansias este viaje -el mismo será la primera mitad de ministerio y la segunda de familia- y ahora veo con claridad que tales ansias que han estado presentes desde hace un par de meses. Digamos que hoy sí estaba listo para desconectarme por unos días de todo lo que sucede en San Salvador. Está en mis planes que este viaje me sirva para analizar el futuro y tomar algunas decisiones en cuanto al mejor uso de mi tiempo y energía en lo que respecta -precisamente- a proyectos de ministerio.

Sin embargo, lo que hace particularmente especial esta conferencia es que mañana se nos unirán nuestros hijos mayores, “los Essex” -David y Estefanía- quienes estarán viajando esta madrugada por tierra desde New Orleans (a unos 1000 Kms de distancia). Como podrás imaginarte, la alegría de verlos opaca, al menos desde la perspectiva humana, casi cualquier otra cosa buena de las que sucederá esta semana. Además, participar con ellos en esta área del ámbito ministerial es excelente. Esta noche solamente oro para que Dios les de un viaje tranquilo hasta acá.
Ya te mantendré informado.
Me voy a dormir… como te dije, viajar es incómodo y estoy cansado.
Y una muy bonita cama me llama…

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s