Bob…


ERDH_Blog_03

Hoy ha sido un día agripadamente interesante. Me quedé en casa y traté de “pensar en nada y en todo… lo menos posible”. Con la excepción de un desayuno con una preciosa pareja de jóvenes de nuestra iglesia durante la mañana y una cena esta noche con toda la familia (abuelos, tíos, primos, hermanos, etc., etc., etc.) hoy no fui una persona precisamente productiva. A propósito de productividad y proactividad, esta cena es un tiempo especial… los Contreras la realizamos cada año alrededor de esta fecha y en ella iniciamos un juego de amigo secreto que culmina el día de Navidad (sí, la navidad está allí no más, a la vuelta de la esquina). Es un tiempo muy bonito.
Si no fuera por la gripe, hoy habría sido ideal.
Pero, mañana será otro día.

Mañana tendremos con nosotros al Dr. Robert -Bob- Griffin. Bob, es una verdadera bendición tanto en el púlpito como fuera de él y cuento como un privilegio para VidaNueva poder escucharlo. Le he conocido por casi 25 años y -aunque ahora está oficialmente retirado en Alabama y no está a cargo de pastorear una iglesia- es todavía uno de los mejores maestros bíblicos que conozco. El otro día comenté a alguien que de todos los púlpitos en los que he predicado hay dos que me han causado especial respeto y temor (en realidad, siempre da temor predicar en cualquier púlpito)… pero el de Bob es uno de esos dos especiales. Es que este pastor tiene una manera de enseñar única. No es el típico “movedor de emociones”… ni tampoco el “catedrático académico de las Escrituras” que son algunos pastores. Articulada, acertada, lógica, directa, amable, convincente, amena… la lista de adjetivos para describir su tipo de enseñanza es larga. Lo que a mí más me impresiona es que él es consistente. ¿Sabes?, aprendí hace muchos años que casi cualquiera puede predicar bien un mensaje… pero predicar de manera que el mensaje llegue al corazón y haga crecer a la Iglesia todas las semanas es algo completamente distinto. No miento al decir que él es uno de esos pocos hombres de los que puedo decir con transparencia “cuando sea grande quiero ser como él”.
Todo un desafío.

Espero que mañana Dios nos hable.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s