Sobre anunciar las virtudes de Dios…


ERDH_Blog_03

Anoche, en un precioso concierto de la Orquesta Sinfónica Cristiana de El Salvador, escuché a un joven y talentoso cantante contar de forma puntual su testimonio …cuando solo tenía 8 meses de edad -dijo él- Dios salvó su vida y su integridad física al sanarle milagrosamente de una meningitis que debía haberle dejado al menos ciego, sordo y mudo. “Lo menos que puedo hacer -dijo en medio de una magistral ejecución vocal- es alabarlo con cada respiración que doy” No me cuesta creerlo, yo mismo vi una sanidad similar en un chiquito a quien Patty y yo amamos con todo el corazón.
Dios es bueno, es poderoso. Él obra en nosotros y no debemos callarlo.

Esta tarde, mientras conversaba con un querido hermano, me contó cómo Dios le ha sostenido a él y su familia -fuera de El Salvador, en un país “del primer mundo”- proveyendo para sus necesidades de manera sorprendente, milagrosa y completamente inusual. No era uno de esos testimonios sensacionalistas productos de la errada doctrina de la salud y prosperidad… era más bien el recuento de la gracia de Dios por parte de alguien que no puede explicar con la lógica -al menos no con la lógica humana- la tremenda generosidad de Dios.
Dios es bueno, es poderoso. Él obra en nosotros y no debemos callarlo.

Así es. Dios es bueno, es poderoso. Él obra en nosotros y no debemos callarlo. Lo pensé el otro día al estarme preparando para enseñar a VidaNueva la semana pasada. Lo conversé este día con Steve. Anunciar las virtudes de aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable es una de las razones por las que él nos ha dejado en este planeta. Tal declaración (escrita por Pedro en su primera carta) a veces nos pasa por alto. La palabra virtud -en buen castellano- significa poder, eficacia, fuerza, vigor… anunciar sus virtudes implica que declaramos que Dios puede… ni más, ni menos.
Dios puede. Él es bueno, es poderoso. Él obra en nosotros y no debemos callarlo.

¿Cómo ha sido bueno Dios contigo? No tiene que ser necesariamente por una sanidad imposible o por una provisión inesperada… él es creativo y sus virtudes no tienen límite. Te animo a que no dejes que pasen las próximas 24 horas sin que alguien más sepa de tus labios al menos una de las veces que él ha intervenido en tu vida.

Allí te dejo la inquietud.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s