Gálatas 1:24


ERDH_Blog_02Cuando la gracia de Dios nos cambia, él es glorificado. Esa es la conclusión lógica del testimonio de Pablo en Gálatas que estudiaremos todo este fin de semana en VidaNueva. De hecho, llegaremos a mi pasaje favorito en la Biblia, fácil de localizar, fácil de memorizar, fácil de enseñar …pero muy difícil de vivir. Es más, creo que lo más apropiado es decir que es “total y completamente imposible de vivir”.
El pasaje es Gálatas 1:24
Dice: “y glorificaban a Dios en mí”.

Si revisas desde el versículo 11 de Gálatas 1, notarás que Pablo está defendiendo su autoridad apostólica y lo hace dando un testimonio retroactivo, progresivo y cronológicamento exacto de lo que sucedió antes, durante y después de su conversión. Recuerda su pasado oscuro -oscurecido por la religión- y su sorprendente conversión. La conclusión a la que llega es que las iglesias de Judea, sorprendidos por lo radical del cambio que habían realizado, decidieron “glorificar a su hijo en mí”. Es que, cuando la gracia de Dios nos cambia, él es glorificado.

Ahora, hagamos una pausa momentánea y respondamos la inquietud: ¿glorifica la gente a Dios en tí? Piénsalo por unos instantes antes de responder. La pregunta es completamente válida a la luz de nuestra realidad. Si mi cambio no le leva gloria a Dios… ¿a quien se la lleva? Es incluso peor… si mi cambio no es cambio… ¿cómo puede Dios ser glorificado en él? Pablo te lo diría muy simplemente: no se puede. Punto.

¿Glorifica la gente a Dios en ti?
Tú respondes.

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s