Un año de IDEM…


ERDH_Blog_04Esta noche tuvimos una reunión de revisión, reflexión y rumbo con el equipo de tutores del IDEM -la estructura de discipulado en VidaNueva para madurar a los maduros- para conversar sobre algunos ajustes en esta aventura que iniciamos hace un año. A fin de hacer las cosas con excelencia -y luego de escuchar muchas sugerencias y comentarios- estamos haciendo algunos cambios en el funcionamiento del IDEM… modificaciones que creo redundarán de manera poderosa en el desarrollo de esta generación de creyentes.
Me gusta.

Como probablemente sabes, una de nuestras inquietudes por muchos años ha sido el desarrollo espiritual de aquellos que terminan CRECE! el primer paso del discipulado que se hace “de uno a uno” entre cada discípulo y su discipulador asignado y que dura entre uno y dos años. CRECE! ha probado ser una herramienta poderosa en el establecimiento de las bases en la vida del nuevo creyente… lo único malo que puedo decir de este esfuerzo por discipular sistemáticamente a quienes llegan a conocer a Jesús en nuestra iglesia (o a aquellos que vienen de otras iglesias) es que -eventualmente- el tiempo de discipulado se acaba. Como te digo, toma entre uno o dos años de relación sólida (a mí a veces me ha tomado más) pero tarde o temprano se acaba. ¿Qué hacer entonces? La respuesta es IDEM.

IDEM es el entorno en el cual los que terminan CRECE! y cumplen las metas que esta fase pretende pueden continuar creciendo. Se ingresa a él solamente por invitación, y se desarrolla en grupos pequeños en un plan estructurado que toma 3 años. Así es, tres años con el mismo grupo y el mismo tutor. Para ser honesto, cuando dimos inicio a este ambicioso proyecto no estábamos seguros cómo saldría. Hace más de un año oramos mucho (muucho!) para que Dios nos dirigiera a escoger los tutores que conducirían a los grupos y, por su gracia, el Señor nos escuchó y nos dio un grupo que es increíble. Aunque sé perfectamente que el crecimiento espiritual no puede ser cuantificado, me atrevo a decir que este equipo de tutores tiene una nota “de 10”. Prueba de ellos es que tras un año de ministerio -en un proyecto con estándares tan altos- tenemos activos a 180 de los 200 discípulos que inicialmente comenzaron. ¿Qué puedo decir? hmmm… la gracia de Dios está activa en el uso del trabajo de estos tutores.
Buenísimo.

Todos debemos crecer espiritualmente. Todos podemos crecer espiritualmente. Si en tu iglesia no existe un proceso claro de Discipulado es probable que las cosas sean un poco más difíciles para ti… pero ciertamente no es imposible. La historia ha producido creyentes muy comprometidos que no requirieron de un sistema como este. Pero si en tu iglesia hay discipulado -de nuevos creyentes y de líderes- entonces no tienes excusa. Te animo a que tomes la decisión de sacar provecho de la oportunidad de crecimiento que Dios te ha permitido tener. Probablemente el sistema que usan en tu iglesia -si lo hay- no sea perfecto y, te guste o no, eso está bien… el nuestro está lejos de serlo. Pero es mejor que nada. No te compliques, no le busques tres pies al gato, no te hagas el desentendido, no pongas más pretexto y toma la decisión de que crecerás en Jesús. Punto.

Allí te dejo la inquietud.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s