Salmo 39:6-7


blog 2

Esta noche cierro esta jornada pleno de esperanza. A lo largo del día he pensado -en varias ocasiones- en lo importante que es mantener la esperanza como el combustible que nos mantiene avanzando a pesar de la adversidad o de los sinsabores que la vida pueda traerte. Antes de acostarme tengo un pasaje que recordarte (porque probablemente ya lo conoces y lo has considerado antes.
El texto está en Salmos 39:6-7

Piensalo. Puedes decidir habitar en cualquiera de las dos realidades que el Salmista nos señala acá, la primera se encuentra en Salmos 39:6:

Ciertamente como una sombra es el hombre; ciertamente en vano se afana; amontona riquezas, y no sabe quién las recogerá.

El Salmista parece señalar que todo se acaba rápido y que mientras vivimos la vida es dura y difícil …las personas son (somos) complicadas …el dinero y los recursos son escasos y los pocos que hay son volátiles …la salud es frágil …las relaciones son poco confiables …las personas nos decepcionan. Si escoges este lado de la realidad te apuesto que tus expectativas negativas será cumplidas; no en vano el versículo inicia con la palabra “ciertamente”. Sin embargo, puedes optar por vivir en el siguiente versículo. Salmos 39:7 dice:

Y ahora, Señor, ¿qué esperaré? Mi esperanza está en ti. 

El autor del Salmo hace de inmediato una observación a su Señor… “ahora”… “¿qué esperaré?” El texto bien podría traducirse “¿y ahora qué puedo esperar?” La respuesta desde términos humanos es evidente… nada. A no ser que tengas una relación sólida con el Rey, porque entonces, junto al autor de este Salmo podremos afirmar “mi esperanza está en ti”. En tiempos de dificultad, cuando todo parece querer salir mal… tú y yo podemos decidir poner nuestra esperanza en Aquel que es infinitamente superior a cualquier circunstancia.
No sé tú… pero mi esperanza está en Dios.
Por eso, esta noche cierro esta jornada pleno de esperanza.

Deseo para ti que tomes la misma decisión.
Porque hay pocas cosas peores que perder la esperanza.  

Te animo a que memorices el versículo 7 de este salmo (Y ahora, Señor, ¿qué esperaré? Mi esperanza está en ti.) y a que disfrutes de la tremenda bendición de tener una esperanza segura en tu vida.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s