Sobre sentir pertenencia en “tu” iglesia …(II)


blog 2

 

Estoy tratando de poner por escrito algunos pensamientos sobre lo importante que es pertenecer a tu iglesia (o, “sentir que perteneces”) para que el avance del reino continúe… avance en otros y avance en ti. Anoche inicié una lista que pretendo mantener corta… son principios que te permiten determinar si para ti “la” iglesia a la que asistes es “tu” iglesia o “nuestra” iglesia. Estos principios parten de la Biblia, pero en este caso pasan por mi experiencia con VidaNueva… tú y otros podrían ampliar la lista para ayudarnos a todos en nuestro desarrollo espiritual. Permíteme enumerar los primeros dos principios que vimos anoche y añadir uno más en esta ocasión:

  1. Para “sentir que perteneces” a tu iglesia debes ser salvo
  2. Para “sentir que perteneces” a tu iglesia debes ser miembro.
  3. Para “sentir que perteneces” a tu iglesia debes tener en ella amigos “que pertenezcan”. No es solamente es que “debes tener amigos” en la iglesia… sino que es importante que los amigos que tengas en ella “pertenezcan”. Es indispensable que ellos mismos sean salvos y sean miembros… y que tengan otros amigos que pertenezcan. Esto se debe a que una iglesia no es otra cosa sino las personas que la componen. Piénsalo. La iglesia no es el edificio o los edificios en los que se reúne, no son los programas que desarrolla, no son los cultos que efectúa u otras actividades que realiza… tampoco es el pastor o el predicador… una iglesia son personas de carne y hueso con caracteres definidos con quienes podemos tener relaciones reales. Si los amigos que tienes en la iglesia también “están de paso” no estarás nunca -realmente- en contacto con la iglesia. He visto durante años como algunos llegan semana a semana sin conectarse jamás con las personas que forman parte de la congregación… y, entonces, jamás se sienten que pertenecen. Hmmm… puedes ir a un mismo teatro o cine cada semana y encontrarte allí (más o menos) con el mismo tipo de personas que gustan del mismo tipo de películas. Si lo haces, podrías sentarte en silencio y ver -junto a cientos de personas- lo que a todos les interesa… pero jamás te sientes parte del grupo y ciertamente jamás te sentirás parte de la sala de cine. Esto mismo sucede en algunas iglesias. ¿Por qué se da este fenómeno? Creo que es porque “hacer amigos” requiere un esfuerzo consciente para cruzar las barreras que nos protegen… bien lo dice el proverbio: el hombre que tiene amigos tendrá que mostrarse amigo.

Tengo al menos dos principios adicionales sobre “sentir que perteneces” a tu iglesia. Los dejaré para mañana -o algún momento los próximos días-… sin embargo, esta noche quieto animarte a pertenecer. Si asistes a VidaNueva, hazte el propósito de hacer amigos en ella. Asiste a un Círculo de Vida, o a una de las estructuras de cuidado que realizan actividades constantemente para conectar a unos con otros… inscríbete en Comienzos, asiste a uno de los eventos ministeriales… preséntate con el pastor de sitio… llega a los cultos un poco más temprano o quédate un poco más tarde… date cuenta que si evitas el contacto con quienes son parte jamás entrarás en contacto con la congregación. Y entonces “la” iglesia, nunca será “tu” iglesia… y jamás dirás junto a otros que ella es “nuestra” iglesia.
Una vez más… allí te dejo la inquietud.

 

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s