Sobre sentir pertenencia en “tu” Iglesia…


ERDH_Blog_04

Anoche te hablé un poco sobre la necesidad de pertenencia a la iglesia local… a tu iglesia local. Esta noche quisiera poner uno o dos de los requisitos esenciales para que tal pertenencia sea posible. A fin de darme a entender mejor usaré un término coloquial que me permita comunicar lo que creo que es la médula de lo que estamos conversando. Te hablaré de “sentir que perteneces” y no de “pertenecer”… ya que esto último puede confundirse con algún acto externo (firmar un registro, terminar un curso, asistir a alguna actividad o algo similar). Uno puede hacer todas esas cosas y no “sentir que uno pertenece”. Déjame hablar desde la experiencia que mejor conozco: la de VidaNueva. Comencemos entonces por lo más básico… lo elemental… y crezcamos de allí en adelante hacia otras áreas que se vuelven quizás un poco menos simples, pero no por eso menos importantes.
Primero lo primero.

  1. Para “sentir que perteneces” a tu iglesia debes ser salvo. No hay un verdadero sentido de pertenencia a un ente espiritual -como lo es una iglesia- si tu naturaleza espiritual no vibra en consonancia con ella. La Biblia dice con claridad que “el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente”. La iglesia es, ciertamente, una de esas “cosas que son del Espíritu de Dios”. Mucho me temo que un porcentaje -en algunos casos significativo- de los que asisten a una iglesia no han nacido de nuevo. VidaNueva no es la excepción. Por eso, para ellos, todo lo que la Iglesia hace “suena como algo distante” y no tiene mucho sentido. Si es tu caso -y espero que no sea así- tendrás la tendencia de hablar de “los de la iglesia” como si fueran de otro país o de otro planeta. Y, en realidad, así lo son.
  2. Para “sentir que perteneces” a tu iglesia debes ser miembro. VidaNueva en particular es aún una de esas iglesias en las que la membresía es un acto intencional… no eres miembro porque “has llegado por años”… o porque diezmas o llevas personas a la iglesia -que son dos cosas muy importantes- sino porque a propósito “te hiciste miembro”. Esto se logra -en nuestro caso- por una de dos vías: o en el momento del bautizo por inmersión en agua (cuando este sucede en la iglesia) o cuando, al haberte bautizado en otra congregación de una fe similar decides hacer un traslado de tu membresía a “nuestra iglesia”. Siempre he pensado que esto de la membresía puede mejor entenderse al compararlo con el matrimonio ante la ley que una pareja realiza. Lo que les mantendrá juntos por la vida no será “ese pedazo de papel” que firmaron… pero ciertamente hará claro para todos (y para ellos mismos) que de forma intencional han decidido permanecer juntos en las buenas y en las malas. Al firmar, los esposos saben que el otro está lleno de errores y defectos… que habrá momentos en los que se sentirá mal con él/ella y que incluso querrá dejarle… pero de todas maneras firma, en un acto anticipado de compromiso “en las buenas y en las malas”. Lo mismo es en el caso de la pertenencia como miembro a una iglesia. Si has decidido que VidaNueva será “tu iglesia” y nunca has incorporado tu membresía formalmente hazlo de inmediato; habla con el pastor de sitio, con tu discipulador o con el Centro de Información en tu campus para que te orienten. Si estás “de paso” -y así lo deseas- no tienes porque hacerlo. La iglesia será en ese caso como un hotel (¡especialmente en el Campus Crowne Plaza!) pero nunca se sentirá como tu hogar.

Obviamente, apenas estoy comenzando. Seguiré con estos mismos pensamientos-si Dios así lo permite- mañana por la noche. Sin embargo, acá hay dos elementos básicos con los que podemos empezar a definir: ¿es “la iglesia”, “mi iglesia” o “nuestra iglesia”?
¿Es un hotel y un restaurante al que voy de visita o el lugar que puedo llamar “hogar”?
Allí te dejo la inquietud nuevamente.

 

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s