Un adiós a dos buenos amigos…


ERDH_Blog_03No. No me refiero a Rudy y Rocío…aunque esta mañana les acompañamos al aeropuerto de Comalapa y les dimos el respectivo “hasta luego” con dolor de verles partir (si bien ya pronto esperamos verles nuevamente). El adiós al que me refiero es un poco más permanente… es que este domingo en VidaNueva llegaremos al estudio del último trozo del último capítulo de Esdras y debo decir que me siento desde ya un poquitín nostálgico al despedirme de él. Este libro me ha acompañado por ya casi un año desde que personalmente inicié el estudio “serio” del mismo… leerlo, leerlo y leerlo hasta tener clara su estructura y su mensaje y luego dividirlo, diagramarlo, disectarlo, y digerirlo para poder servirlo en trozos más pequeños. Las marcas que han quedado en mi Biblia son muchísimo menos cuantiosas y profundas que las que el libro ha dejado en mi corazón. Sin temor a equivocarme puedo asegurar que Zorobabel y Esdras -los dos grandes protagonistas- han llegado a ser como dos buenos amigos de quienes me costará despedirme y que desde ya pienso en el día en que -en la eternidad- pida una cita con ellos, a fin de “llenar los vacíos” de sus historias y hacerles algunas preguntas sobre lo que sucedió durante su paso por esta tierra.

Sin embargo, el libro termina con una sorpresa y con una lección de advertencia que no necesariamente es placentera. A decir verdad, casi nada del libro es de fácil digestión… los principios de vida plasmados por el Espíritu Santo en este breve compendio histórico-espiritual son… hmmm… “pesados” puede ser la mejor palabra …”densos” podría ser otra. La manera en que concluye es muy congruente con el estilo duro de exposición a la realidad que el libro completa nos presenta a través de toda la trama del mismo. Parafraseando a los discípulos en Juan 6… “dura es esta palabra”.
Pero muy necesaria.

Esta noche te animo a que nos despidamos juntos de Esdras este domingo. A decir verdad, no sé si alguna vez lo volveré a predicar completo. Al menos no está en mis planes. Hay demasiado otro material que entender y aprender en las Escrituras.
De hecho, tengo ya muy claro de a cuál libro nos dedicaremos en los próximos meses en VidaNueva. Será buenísimo.
Quizás el domingo te cuente.

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Un adiós a dos buenos amigos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s