Bajo Ataque…



ERDH_blog_01Me refiero al matrimonio: Está bajo ataque. Punto. Y al hablar del matrimonio, no pienso únicamente en “la institución” que Dios creó de una manera filosófica (aunque también lo está), sino a cada pareja individual… a mi matrimonio, al tuyo, al de tus padres, al de tu pastor, al de tus amigos, al de tus hijos… el ataque es pesado y nutrido porque con cada matrimonio que fracasa, el cuadro que Dios quiso pintar de sí mismo queda todavía más desfigurado.
Terrible.

Después de una semana de conversar, pensar, enseñar y recordar algunos de los episodios en los que he tenido/podido ayudar a una pareja en crisis, este día fui testigo -una vez más- de los estragos que el diablo puede hacer cuando destruye el matrimonio de una pareja de creyentes… o al menos, cuando todo parece indicar que el matrimonio terminará en un divorcio o, peor aún, finalizará como otro matrimonio más hundido en la amargura, la infidelidad velada y la desconfianza-desamor-desinterés tan común entre las parejas de hoy. No es de balde que el pasaje que Dios puso en mi corazón estudiar, analizar, diagramar, digerir y -entonces- enseñar en la serie de “Unid2 Para Una Causa” es el texto en el que, durante el Sermón del Monte, Jesús da las instrucciones para cuidar del matrimonio… y así cuidar del precioso cuadro que él quiere dibujar para todos.

Si llegas para Noche de Viernes a Miralvalle, escucharás las instrucciones que el Rey nos dio en Mateo 5 sobre ser radicales a la hora de cuidar el corazón (y desechar las relaciones sentimentales fuera del matrimonio)… sobre ser resistentes a la hora de cuidar el hogar (y desechar la idea del divorcio)… y sobre ser rectos a la hora de cumplir con la palabra que empeñamos en el momento de tomar los votos de matrimonio. Pocas cosas son tan importantes como estas… es que, “el cuadro” -léase “la pareja”, la obra de arte en la búsqueda de la revelación de la personalidad de Dios- está bajo ataque.
Cuidémosla.

Esta noche quiero animarte a que cuidemos el matrimonio… es “honroso”o de gran valor. Por eso, si estás casado, valora a tu pareja… pero antes valora a Dios. Las tentaciones que ahora enfrentas son un ataque directo a los planes de Dios… los pecados en los que ya te hayas enfrascado en esta área no solamente te destruyen a ti sino que son un atentado en contra de los deseos del Rey. Si el diablo pudiera, destruiría a todos los matrimonios… hasta aquellos en los sus seguidores son los protagonistas.
Ciertamente, si puede destruirá el tuyo… o el mío.
Hagamos caso a Jesús y no juguemos con fuego.
No vale la pena.

Allí te dejo la inquietud.

 

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Bajo Ataque…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s