Jeremías 51:30 …unas palabras al corazón de los varones


Unas palabras al corazón de los varones; eso creo que fue lo que tuvimos este fin de semana en el estudio de Esdras 8. Más de alguien me dijo que las palabras que escucharon fueron “duras, pero necesarias”. En realidad, más que duras o necesarias, las considero bíblicas; es mi persuasión profunda que Dios está buscando “varones que conduzcan” (como fue el enunciado de uno de los puntos del sermón) y que, aun con el riesgo de generalizar, una de las epidemias más preocupantes del mundo cristiano es que los varones han bajado la guardia en asumir su papel de líderes en los hogares cristianos.
No me gusta.

Al estudiar la realidad detrás de los clanes (casa paternas) que enviaron líderes con Esdras para apoyar la revolución espiritual en Israel, notamos el evidente énfasis en que quienes fueron eran “varones”. El liderazgo espiritual no se trata de cromosomas, ni de hormonas masculinas… es más bien un asunto del carácter y del corazón correctos. Piénsalo. Dios está buscando varones que sean líderes espirituales… por definición, estos son “los que van delante, son imitables y muestran un carácter congruente con los valores de la Palabra”. Por supuesto, que él busque varones nada tiene que ver con el despreciable y diabólico vicio del machismo (tan reñido con el corazón de Dios), ni debe ser asumido con el igualmente oscuro (por contrario a Dios) feminismo. No es mi propósito esta noche escribir sobre estos dos extremos (los que, al igual que cualquier extremo en cada movimiento, son carentes de equilibrio y sensatez)… simplemente te comparto lo que la Biblia declara: si eres varón, debes desarrollar los rasgos de un líder espiritual y asumir el papel que Dios te dio. Punto.

Uno de los pasajes que tocamos  “me golpeó” desde hace días, pero me volvió a inquietar cada vez que lo leí al predicar este fin de semana (hmmm… 6 cultos son “muchos golpes”). El texto está en Jeremías 51:30 e históricamente está hablando de Babilonia, el pueblo opresor de Israel por antonomasia en el AT… un cuadro casi perfecto del sistema mundano que se opone a Dios en el NT y en nuestros días. No habla de nosotros los creyentes… ¿o sí? Es decir, ahora resulta difícil trazar las diferencias entre el mundo y la iglesia mundana. El texto del versículo dice:

Los valientes de Babilonia dejaron de pelear, se encerraron en sus fortalezas; les faltaron las fuerzas, se volvieron como mujeres; incendiadas están sus casas, rotos sus cerrojos. (Jeremías 51:30)

Antes de decir que no se aplica a creyentes en la Iglesia, analiza lo que este pasaje dice:

  1. Los valientes “dejaron de pelear”. Los que debían ser líderes y protectores abandonaron su posición de salvaguardar a los desprotegidos bajo su cuidado. ¿No es esto lo que muchos hombres hacen hoy? ¿Pasa sólo con los que no son creyentes?
  2. Al dejar de pelear se aislaron en lo que les hacía sentir seguros. En vez de asumir su papel, se refugiaron en “lo que sí saben hacer”… las fortalezas modernas incluyen empleos, empresas, o simplemente refugios emocionales en los que los hombres no son alcanzables. ¿No es esto lo que muchos hombres hacen hoy? ¿Pasa sólo con los que no son creyentes?
  3. Al hacerlo, perdieron su poder (fuerzas) y “se volvieron como mujeres”. Básicamente, sin las fuerzas para proteger. La feminización del varón (no necesariamente el afeminamiento) es un problema gigantesco en nuestra sociedad. No hay arrestos para ser los líderes. ¿No es esto lo que muchos hombres hacen hoy? ¿Pasa sólo con los que no son creyentes?
  4. Como resultado, sus familias y sus casas se perdieron. Ni tengo que aplicar o explicar este punto. Si no hay varones líderes, no hay hogares estables. Ni más, ni menos. ¿No es esto lo que muchos hombres hacen hoy? ¿Pasa sólo con los que no son creyentes?
  5. No hay ya protección para sus familias al estar “rotos sus cerrojos”. Lo peor del caso es que “el incendio” no es el final del hogar… mucho saqueo posterior hay después de los desastres espirituales o emocionales que suceden en una familia. ¿No es esto lo que pasa hoy? ¿Sucede sólo con los hogares que no son creyentes?

Si eres el hombre de la casa, por favor haz tu parte. Sé el que va delante… el imitable, el de carácter. Ni te encierres, ni te aísles. Eres el hombre …y en ese sentido (sin ninguna implicación peyorativa para las mujeres) con todo el amor del mundo te digo en el nombre del Señor: no seas como mujer.

Hay demasiado que perder.
Allí te dejo la inquietud.

 

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Jeremías 51:30 …unas palabras al corazón de los varones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s