Los líderes se forman en el hogar…


Esta noche te escribo brevemente para hacerte una reflexión proveniente del capítulo 8 de Esdras… tú sabes, uno de esos trozos en la Biblia en los que aparece una larga lista de nombres y genealogías y que contiene el grupo de “principales” y “jefes de casas paternas” que acompañaron a Esdras en su retorno desde Babilonia para reconstruir la vida moral de Israel. Este es el pasaje que enseñaré este fin de semana en VidaNueva (comencé esta noche en Lourdes)… debo decir que he encontrado algunos elementos nuevos y -al menos para mí- bastante reveladores. Uno de ellos es el contenido en el título de este post: Los líderes se forman en el hogar.
Te explico.

El listado de nombres en Capítulo 8 es -como ya lo dije- de “los principales de Israel”, y contiene un listado de 12 familias prominentes. Debes recordar que en los tiempos de los retornos había más de un millón de judíos en el exilio en Babilonia… pero sólo 12 “casas paternas” fueron las que tenían a varones dispuestos a acompañar a Esdras a cumplir la misión de Dios. Obviamente, eran buenas familias… con valores espirituales sólidos. Lo que hace que este pasaje sea sobresaliente es que las 12 familias en Capítulo 8 ya habían sido mencionadas en Capítulo 2 como parte de los que retornaron unos 60 a 80 años antes con Zorobabel. Piénsalo. ¿Cuáles son las probabilidades de que 12 familias al azar en una población de 1 millón de personas tengan intereses espirituales y los conserven 70 años más tarde? La respuesta es simple: no hay azar en la vida espiritual. Estas familias habían traspasado los valores de generación en generación y formado líderes que estaban dispuestos a cumplir su papel cuando Dios así lo requiriera. Los que volvieron con Esdras no recibieron un curso especializado de liderazgo en una universidad, ni llevaron una clase de seminario acerca del liderazgo… se formaron en sus hogares… en sus familias.

Esto es congruente con algo que he notado a lo largo de los años: el potencial de un líder se ve amplificado cuando procede de una familia que le hizo crecer seguro y le traspasó valores sólidos. Tal seguridad le permite afrontar los desafíos con confianza en sí mismo (lo que no necesariamente es sinónimo de arrogancia)… y esto le pone en posición de desarrollarse mejor en cualquier posición que Dios le de en su Iglesia. Alguien que no haya sido criado con estos parámetros puede (por supuesto) tener los mismos logros que el que creció de manera más sólida… pero tendrá mayores dificultades. Los líderes se forman en el hogar. Punto.

Esta noche te animo a ti -papá, mamá- a que comprendas el impacto espiritual que tienes en las generaciones futuras (tus hijos, los hijos de tus hijos y los hijos de los hijos de tus hijos) cuando formas o deformas la personalidad de los que aun tienes en casa. Criar hijos seguros de sí mismos (porque están seguros del Rey) hará toda la diferencia en la vida… y les permitirá llegar a ser líderes para Dios. La iglesia puede ayudarte… pero no es el papel de la iglesia criar a tus hijos. Es tu papel.
No le falles a Dios.

Esta noche te dejo el programa de Preguntas y Respuestas de El Reto de Hoy de esta mañana. Te animo a escucharlo y compartirlo.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s