Sobre ser líder y la capacidad de inspirar…


Esta noche me acuesto pensando en una palabra/concepto que ha andado rondando en mi mente y en mi corazón desde hace varias semanas… inspiración. No me refiero -obviamente- al acto fisiológico de “atraer el aire exterior a los pulmones” que forma parte de nuestro proceso de respiración sino a la capacidad de “Infundir o hacer nacer en el ánimo o la mente afectos, ideas, designios,” por parte de un líder o de una persona de respeto hacia quienes están bajo su guía. Por supuesto, la capacidad de inspirar debe inclinarse al aspecto positivo… noble… de crecimiento para quien se siente inspirado y de beneficio para el reino de Dios. Digo esto, porque ciertamente hay líderes que inspiran… pero lo que inspiran es desconfianza, temor o simplemente lástima.

Entre más viejo me hago, más veo la necesidad de que en la obra de Dios existan personas que inspiren… sin ellos, el avance del reino se hace lento y trabajoso. El ánimo para crecer y las ideas para resolver los obstáculos naturales que surgen en la vía de ese crecimiento son escasas… a veces son nulas… y en otras simplemente “no son” ni siquiera ideas. Casi he llegado al punto de creer que no hay liderazgo verdadero si no existe la capacidad de inspirar a otros. Punto. Piénsalo, los eventos grandes, los esfuerzos grandes, los riesgos grandes solo suceden cuando algo -una visión- o alguien -un portador de la visión- te animan a salir de tu zona de comodidad y te motivan a intentar lo que naturalmente no intentarías. Estos líderes no tienen necesidad de gritar, de amenazar o de manipular …la inspiración que causan hace innecesario que lo hagan. Por otro lado, cuando no hay qué o quien te inspire la tendencia normal será mantener lo que ya existe -en el mejor de los casos- o te desmotivarás cayendo paulatina y progresivamente en el desinterés, el desánimo, el disgusto y la deserción. Digamos que si el ministerio fuera un ejército no estoy hablando de los Generales… sino de los Sargentos y los Tenientes… de aquellos que conducen la tropa en batalla y por quienes sus soldados inspirados están dispuestos a “ir a la carga contra el mismo infierno con solo una pistola de agua”.

¿Cuáles son los rasgos de un líder “inspirador”? Hmmm… son muchos… y debo decir que no todos están cortados por la misma tijera, sino que más bien hay algunos elementos sui-generis en cada uno independientemente. Pero algunos rasgos son obvios… por ejemplo, no son egoístas (ni dan la impresión de ser egoístas), saben lo que quieren (y dan la impresión de que saben lo que quieren), son nobles, afables, directos, escuetos, sensibles (aunque no necesariamente den la impresión de serlo), dinámicos e inteligentes. Son confiables, responsables, leales y fieles. Su autoridad es incuestionable pero está completamente desprovista de autoritarismo. Sin excepción saben cómo hablar al corazón de los demás y manejan con maestría el arte de enamorar a otros de la visión de Dios; la mejor manera de hacerlo es -obviamente- personificando con su propia vida los elementos de tal visión.

Todas las iglesias necesitamos líderes inspiradores. Todos los pastores debemos analizarnos y determinar si somos inspiradores… es que, cuando un pastor no inspira, la obra no avanza. Cuando un líder de ministerio no inspira, el ministerio se estanca. Las tretas y trucos para cubrir esto sirven unos días… pero eventualmente, la ausencia de inspiración se hace notoria. Y la expansión del reino se detiene.

¿Qué debo hacer si “me han puesto” de líder pero sé que no soy inspirador? (ouch, el pensamiento duele… pero a veces es la verdad). ¿Debo hacerme a un lado? ¿Puedo crecer en mi capacidad de inspirar a otros? ¿Cómo lo logro? ¿Y qué, si soy el padre de la casa? … ¿o el jefe de la oficina?
Por hoy, se me acabo el espacio. Pero te prometo volver al tema pronto; como te dije, anda rondando mi mente y mi corazón desde hace días.

Por ahora, te dejo El Reto de Hoy de este día. Nueva serie… nuevo tema… nuevos desafíos. Iván y yo estamos conversando esta semana sobre uno de los tópicos más malentendidos del cristianismo: el mundo espiritual “oscuro”… el poder del diablo, sus límites, sus intenciones… estoy seguro que te conviene escucharlo y/o compartirlo con otros. Acá está el link:

Nos vemos mañana.

4 pensamientos en “Sobre ser líder y la capacidad de inspirar…

  1. Desde Colombia, un gran abrazo Julio¡¡¡¡ oramos por tus 12 peticiones¡¡¡ y gracias por esa enseñanza preciosas de los líderes inspiradores……wauuuu….la necesitaba…gracias al Señor¡¡¡¡

  2. Pingback: Sobre ser líder y la capacidad de inspirar… II |

  3. Querido Julio, gracias a Dios por conocer en ti un líder inspirador como el que describes, gracias siempre a Dios por usarte en la distancia y sentirnos edificados a través de este blog. Gracias a Dios por inspirarte para inspirar a otros. Gran ejemplo, sólo por su gracia!

  4. que buen e interesante tema hno. me ha dejado picada,jajaj por las preguntas jajaj, bueno me quedo a la espera de la continuación. Gracias por compartirnos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s