IDEM: Quien quiere crecer …¡crece!


Esta noche Patty y yo tuvimos el honor de participar como maestros en una sesión con uno de los grupos de IDEM (Instituto para el Desarrollo Ministerial) y dimos inicio al módulo segundo de este año. La razón de nuestra presencia fue sustituir a Ryan Blackstock, el tutor del grupo -de viaje por unas semanas-… fuimos nosotros a quienes “nos tocó en suerte” ser el respaldo estas primeras sesiones. Hoy comenzamos un estudio que llevará a los diferentes grupos de IDEM por un año completo de comprensión del Reino de Dios a través de las Escrituras y de las implicaciones y aplicaciones del Reino para nuestras vidas. El tema no podía ser mejor para mí… estoy persuadido que es una de las verdades fundamentales más fabulosas y más pasadas por alto por los seguidores de Jesús. Fue bueno ver llegar a cada una de las parejas (este grupo es de parejas) con la disposición para aprender la Palabra, la mayor parte de sus empleos o sus empresas… fue aun mejor constatar la manera en que se están formando.
Poco a poco.
Me gustó.

IDEM es una verdadera bendición. No sólo me refiero al grupo de esta noche -excelente por cierto- sino al esfuerzo completo y orquestado de ayudar a los más maduros de nuestra congregación a seguir creciendo. Esto de IDEM es parte de lo que te he contado otras veces que llamamos S3 -Seguidor, Siervo, Sacrificio-, el “paquete completo” de Discipulado en Vida Nueva que dura hasta 10 años dependiendo de las circunstancias individuales. IDEM es parte de la segunda fase (Siervo) y tiene actualmente unos 200 líderes/líderes-potenciales siendo entrenados en al menos 12 grupos como el de esta noche que se reúnen con distintos tutores en varios momentos de la semana. Lo que queremos garantizarnos es que quien quiere crecer tenga todas las libertades y posibilidades para lograrlo. Lo que pretendemos más que cualquier otra cosa es proporcionar las opciones reales para que -como vimos esta noche- el Reino o dominio de Dios se manifieste en sus caracteres al apropiarse intencionalmente del dominio propio, la paciencia y la piedad (por citar 2 Pedro) que son indispensables para quienes quieren crecer. Por supuesto, quien no quiere crecer… simplemente no quiere. Punto.

¿Sabes? esta es la manera que hacemos las cosas en VidaNueva… ciertamente no es la única manera de hacerlas y estoy seguro que no es tampoco “la mejor”. He visto creyentes que crecen sin un sistema tan “guiado” por su iglesia …y he visto mejores sistemas que no son plenamente utilizados por los miembros de las iglesias en los que se han implementado. El fin del discurso es que quienes quieren crecer… ¡crecen!
¿Quieres?

Allí te dejo la inquietud.

También te dejo el audio del segundo día de hombría.
Te lo recomiendo. Toma 20 minutos de tu tiempo y escúchalo. Creo que te será de mucho beneficio.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s