La vida que nos conviene


 

Graficos grandes.010-001

El título probablemente no te dice mucho… pero es el tema de la conversación de esta semana entre mi hermano Iván y un servidor en El Reto de Hoy. En realidad, un título más acertado sería “Porqué a los creyentes nos conviene buscar la santidad sin confundirla con el legalismo y rechazar las pasiones que realmente matan el alma”… pero era demasiado largo y quizás demasiado explícito. Así que nos quedamos con “la vida que nos conviene”… un estudio de la santidad en contraste con el legalismo religioso.

Te he hablado desde siempre de mi alianza incondicional con la santidad pero también de mi oposición feroz, encarnizada, abierta y directa contra el legalismo. ¿Qué es el legalismo?… bueno, la cantidad de definiciones es vasta, pero quizás para facilitar nuestra comprensión es suficiente decir que el legalismo es la creencia de que podemos ser santos por nuestras obras. Piénsalo… es “salvación por gracia, santificación por obras”. Estas obras son especiales porque se basan en el cumplimiento de sistemas inventados por los hombres (aunque se use como pretexto la Palabra de Dios)… y tal cumplimiento tiene la particularidad de que produce un dejo de soberbia arrogancia en quienes lo practican de manera que ven “al resto de los mortales” como humanos carnales y pecadores que “todavía no entienden” la santidad.
Triste. Común, pero triste.

En el programa de esta semana el objetivo final está más inclinado a mostrar qué es la verdadera santidad… para esto hemos escogido como la columna vertebral de nuestra conversación el Capítulo 5 de Efesios (los primeros versículos)… al ir desarrollando el texto nos encontraremos con algunas barreras humanas -de corte legalista- que son verdaderos bastiones en el pensamiento cristiano… pero que están equivocadas.

¿Santidad o legalismo? ¿Las normas de Dios o tus normas? ¿El espíritu de gracia de Dios o el espíritu de la ley que reside en la carne? ¿Cristo o tú?
Las preguntas parecen ser demasiado obvias, pero -créeme- hay muchos creyentes que escogen a diario la respuesta equivocada.

La santidad en la gracia es la vida que nos conviene.
El legalismo es la vida que no nos conviene.
Simple, ¿no?

Allí te dejo la inquietud.

Acá te queda el primer audio de la serie. Escúchalo, interiorízalo, compártelo con otros.

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s