¿Qué es lo que nos quita la paz y detiene el avance del Reino?


Anoche te hablé sobre la determinación que debemos tener respecto a buscar la paz …seguirla, procurarla, conservarla; te dije también que hay algunas circunstancias-eventos-personas que son auténticos ladrones de nuestra paz. En realidad, el problema no es solamente que tú o yo estemos “en ansiosa inquietud”… es que cuando no estamos enfocados en el avance del reino sino que estamos distraídos por estos “ladrones de paz” (y de gozo, de santidad, de excelencia y de todo lo que hace que la vida cristiana sea preciosa) el Reino se detiene. En el post anterior no tuve el espacio -ni el tiempo- para entrar más en materia; déjame hacerlo hoy. A continuación te propongo una lista -con seguridad no está completa- de lo que tú y yo haremos bien en evitar-quitar-cercenar-amputar-cortar-remover o como quieras llamarlo… analiza tus circunstancias personales y decídete a tomar acciones prontas. Esta lista en particular son reflexiones de un trozo específico (2 Timoteo 2 y 3)… ya sabes, estoy persuadido que un enfoque inductivo de la Biblia (para dejar que ella me muestre qué pensar) siempre me llevará a mejores conclusiones que el mero uso de mis procesos aislados de razonamiento. Hmmm… eso es tema de algún otro post… acá te dejo mi análisis del pasaje mencionado.

  1. Roban tu efectividad en el reino las pláticas vanas y profanas…  por eso, evítalas. 2 Timoteo 2:16 dice: “Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad.” Algo profano es lo puramente secular que no sirve a lo sagrado… algo vano es todo aquello hueco y falto de solidez. Puedes estar seguro que entre más tiempo pases en conversaciones ociosas más socavada estará tu solidez en el Señor. Que no nos sorprenda que Dios compara tales conversaciones con una “gangrena” que hace que “nos desviemos” y puede trastornar nuestra fe; huye… quítalas, evítalas.
  2. Roban tu efectividad en el reino las pasiones juveniles…  por eso, evítalas. Apenas unos versículos adelante, Pablo dice a Timoteo en 2Timoteo 2:22 “Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.” Las pasiones juveniles son literalmente los deseos prohibidos típicos de un jovencito. ¿Has visto a un jovencito arrobado y apasionado por algo? Cualquier cosa que cause un efecto similar en nosotros -desde las amistades hasta los hobbies …desde el trabajo hasta los vicios …desde los amigos hasta la iglesia- roba nuestra paz interior y nuestra efectividad en el ministerio; huye… quítalos, evítalos.
  3. Roban tu efectividad las preguntas tontas..  por eso, evítalas. Justo en el versículo siguiente, Pablo dice “Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas.” Este punto es interesante …no te dice huir de las personas que hacen preguntas necias, sino de las preguntas necias en sí. Es que a muchas personas les gusta solamente discutir, no por aprender, sino por contender. Conozco a quienes les fascina pasar horas -incluso años- discutiendo con otros sobre puntos doctrinales sabiendo que no llegarán nunca a puerto seguro. Los argumentos pueden ser inteligentes, pero la discusión es tonta. No pierdas el tiempo en tales discusiones; huye… quítalas, evítalas.
  4. Roban tu efectividad las personas que no quieren un cambio verdadero… por eso, evítalas. Este es probablemente el punto más complejo. No es muy difícil escapar de las pláticas vanas, luchar con mi propia carne o evadir las preguntas necias. Pero 2 Timoteo 3:1-5 nos da una larga lista de no-virtudes que no quieres tener en tu vida… todas se resumen en una conclusión grande dada en versículo 5: estas personas “tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.” Conocen la piedad (la manera de vivir de Dios) pero su vida parece demostrar que tal piedad no tiene poder alguno y ponen en descrédito el nombre mismo de Dios. De estos huye… quítalos, evítalos.

Se me acabó -otra vez- el tiempo y el espacio. Te animo a “leer atentamente” las instrucciones de Pablo en su segunda carta a Timoteo… especialmente en el trozo que apenas rozamos esta noche encontrarás de que cosas debes huir. Puedes optar quedarte en ellas -yo lo he hecho en diferentes momentos de mi vida- y al final solo habrás perdido el tiempo, la paz y la oportunidad de que el reino avance en ti y avance en otros.
No lo hagas.

Lo que sí puedes hacer es tratar de crecer un poco en tu relación matrimonial. Te dejo la plática de el reto de hoy de esta mañana. Te recomiendo escucharla… pero más te recomiendo ponerla en práctica.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s