YHWH …un nombre de respeto


Los 10 mandamientos, expresan el corazón de Dios en un juego de principios dejados más para liberarnos para una vida abundante que para encerrarnos en una jaula de reglamentos rígidos que nos limitaran. Nueve de ellos están expresamente repetidos en el Nuevo Testamento para la Iglesia (guardar el séptimo día es la excepción) pero todos nos muestran la manera de pensar de Dios sobre las principales áreas de la vida. Enclavado en ellos está un comando que -en mi opinión- ha dejado de ser considerado de la manera debida por los que ahora seguimos al Rey.
Me refiero a Éxodo 20:7.

El pasaje dice literalmente:

“No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.”

¿Qué quiere decir para nosotros? …después de haber enseñado este fin de semana, creo que estoy listo para resumir lo que implicar para ti y para mí.

  1. Implica reconocimiento del nombre. Nota que no dice “no tomarás el nombre de Dios en vano”, sino que expresamente nos da el nombre a respetar: Jehová. Este es el nombre propio de Dios (YHWH) que significa “El que existe” e indica que su existencia no depende de ninguna otra causa. Él “estaba allí” antes de que todo fuera; de hecho, él causó que todo fuera. Ahora, piénsalo con atención… El que existe es infinitamente superior a todo lo creado, incluídos tú y yo. Él está en un plano de realidad infinitamente superior al nuestro y no puede/debe ser cuestionado por meros seres creados como nosotros. Su inteligencia es infinitamente superior, su poder es infinitamente superior, sus atributos son infinitamente superiores, su esencia es infinitamente superior, sus propósitos son infinitamente superiores. Creo que me entiendes la idea. Su nombre es YHWH …y todo lo creado le debe rendir culto y pleitesía por quien él es. ¡Cuanto poder!
  2. Implica reconocimiento de la responsabilidad. “Tomar el nombre en vano” es mucho más que jurar de manera irreflexiva añadiendo el nombre de Dios en nuestro juramento. El verbo hebreo para “tomar” (NASA) señala el acto de cargar, portar, acarrear o llevar sobre uno mismo. También es usado para “alzar” un pendón o izar una bandera. El pueblo de Dios en el AT llevaba el nombre sobre ellos… lo portaban  sobre su identidad señalando que le pertenecían a YHWH… por eso, Dios les advierte de no tomarlo en vano… de manera vacía, hueca, falsa, sin sustancia. Es una manera de decir “no digan que son míos si en realidad no lo son o no viven como tales”. A propósito, en el NT el nombre de Jesús es el mismo que el de el Padre y del Espíritu Santo: YHWH. Jesús es “El que existe” y cuando llevamos su nombres -llamándonos cristianos- sin serlo estamos “blasfemando” el nombre. ¡Cuánta responsabilidad! 
  3. Implica reconocimiento de las consecuencias. Ahora, puedes tomar la decisión de portar el nombre en vano… pero aténte a las consecuencias. Dios no rebaja su estándar por nadie… ni siquiera por ti o por mi. El pasaje dice que YHWH no tendrá por inocente al que porte su nombre en vano. Las consecuencias están en otros pasajes… en el Antiguo Testamento siempre implicaban la muerte física. Afortunadamente, no estamos en el AT y no nos regimos por la ley… pero eso no significa que la muerte -la separación- no vaya a actuar en las hordas de creyentes nominales (que llevan el nombre) pero lo hacen completamente en vano. Por favor, no pertenezcas a semejante grupo. ¡Cuánto riesgo tenemos!

Me temo que hemos perdido el temor y el respeto a “El que existe”. Sin ánimo de sonar demasiado filosófico pero me parece que las mentes de muchos de nosotros están contaminadas por siglos de menosprecio paulatino al Nombre. Por cientos de años -desde el renacimiento y pasando por la ilustración, el liberalismo, el positivismo, etc.- el Nombre ha sido dudado, cuestionado, menospreciado, negado y ahora para algunos “Dios” (YHWH) no es más que el objeto de burla socarrona y de menosprecio filosófico. Yo le llamo a esto pseudo-inteligencia. La Biblia les llama necios… no dejes que te impresionen. Lamentablemente, son estos burladores quienes alimentan nuestra mente en la Academia -en el sentido más puro de esta palabra- en las redes sociales, en los medios masivos de comunicación y en los recintos de la educación superior.

Respetemos el Nombre. Recuperemos el respeto. Comencemos por nuestro corazón y nuestras conciencias.

El audio completo del estudio  de este fin de semana en VidaNueva -el primero de una serie acerca de los nombres de Dios- estará disponible estos días en ibvn.org

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s