A D.W.: el adiós al amigo que no conocí…


Anoche te prometí que hoy compartiría contigo lo que hay en mi corazón en cuanto a la enseñanza en VidaNueva para las próximas semanas… sin embargo esta noche -inusualmente temprano- hay un pensamiento que, si bien no es más importante, es más intenso hoy en mi mente que lo que enseñaré en el futuro cercano: Dallas Willard murió.
Te explico.

Dallas Willard será siempre recordado como uno de los hombres más brillantes en el último siglo… su paso por esta tierra fue silenciosDallas y Jane Willardo, pero la estela que dejó es profunda y permanente. Cuando siendo apenas  un jovencito decidió dejar “la manera tradicional del ministerio” (era Pastor Asistente en una Iglesia Bautista) y dedicarse a la cátedra de filosofía en una de las Universidades más prestigiosas del planeta muchos pensaron que estaba tomando una mala decisión. La verdad es que desde la palestra filosófica pudo influenciar para el Rey -con sus escritos profundos y su vida simple- al mundo de la academia y mostrar a la religión organizada lo mucho que ha abandonado los conceptos más básicos del cristianismo. Su obra principal (La Conspiración Divina) será por siempre una fuente de inspiración y de desafío espiritual e intelectual. Es que este hombre sabía pensar… y lo hacía basándose en la Palabra de Dios más que en su capacidad intelectual. No conozco a nadie más que haya enunciado tan claramente la relación que tienen el Reino de Dios, las disciplinas espirituales y el conformarnos a la imagen de Jesús… y el impacto práctico que deben causar en las vidas de quienes queremos seguir al Rey. Nunca lo conocí en esta tierra… pero he leído casi todo lo que ha escrito y puedo decir -sin lugar a dudas- que es uno de los escritores que más ha “tocado” estos últimos años de mi vida al sacudir mis pensamientos y desafiar mi conciencia y mi corazón. En un sentido este interesantísimo hombre se volvió como un amigo… un amigo a quien nunca conocí en este lado de la eternidad.
Sus escritos permanecen, su influencia continúa.

Mis oraciones esta noche están con la familia de Dallas. Su esposa Jane y él formaron una pareja especial… la separación temporal debe ser -como en cada caso- muy dura. Como dije más temprano al darme cuenta de la noticia: Ha muerto el cuerpo de uno que albergó una mente brillante y un corazón sencillo para Dios.
Para él, la realidad ha llegado.

Antes de cerrar esta noche, te dejo el audio de El Reto de Hoy de esta mañana. En un sentido, el desafío de “ser más como Jesús antes de terminar el día” es producto de la reflexión constante en la Palabra a la que Willard tanto nos desafió a tantos.

Escúchalo, compártelo… pero más que todo, vívelo.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s