Actitudes hacia quienes no ministran como tú…


Dos versículos están en mi mente esta noche… por diversas razones me he “tropezado” con ellos en diferentes momentos del día. Son complementarios, pero tienen algunas ligeras diferencias que pueden ayudarnos a crecer en nuestra manera de ver la vida, el reino y nuestra realidad para “ser un poco más como Jesús”. Te los doy los dos juntos  y te pido que los consideres por unos instantes antes de seguir leyendo lo que escribiré a continuación. Puedes revisar el contexto (la primera ley del estudio bíblico) y sacar tus propias conclusiones.

Acá van:

Lucas 9:50 Jesús le dijo: No se lo prohibáis; porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.

Lucas 11:23 El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.

En ambos casos el contexto está asociado con hacer ministerio. En el primero es porque un judío echaba demonios “sin ser del grupo” de Jesús… en el segundo es un grupo de judíos que acusa a Jesús por hacer su ministerio en el poder del demonio.

Mi objetivo esta noche no es hacer una exégesis profunda del pasaje, sino más bien señalar algunas realidades que están implícitas en ambas ideas:

  1. El primero de los dos pasajes nos enseña que no todos son parte de nuestro grupo. No todos ministran como nosotros. No todos entienden la vida y la Biblia como lo hacemos “en nuestra iglesia”. No nos opongamos a ellos.
  2. El primero de los dos pasajes nos enseña que en el reino todos empujamos en una misma dirección. Si alguno no empuja en dirección contraria -especialmente si no es parte de “nosotros”- no debe verse como competencia, opositor o adversario ya que “por nosotros es”.
  3. El segundo de los pasajes contrasta la enseñanza anterior estableciendo que cuando se trata del Rey no hay alternativas, no hay opciones y no hay medias tintas. Es Jesús (y su reino) y nada más. El que no es con Jesús (en el sentido de cederle todo a él) está en contra de Jesús.
  4. El segundo de los pasajes también enseña que el que no hace que el reino crezca (recogiendo para el Rey) está disipando su reinado.

Conclusión: el ministerio hecho para el Rey es bueno… haga quien lo haga… o sea, aún si no lo haces tú. El ministerio que no está a favor del Rey está malo… aún si lo haces tú.

Esta noche te animo a que crezcamos en la manera en la que apreciamos el ministerio. No es nuestro ministerio… ni mi ministerio… ni “nuestra manera de hacer las cosas” en  “mi” iglesia. Es el Rey quien importa.
La doctrina es importante por esto mismo.
Pero eso es algo de lo que quizás otro día te hable.
Cuando me tropiece con algunos versículos al respecto.

 

Te dejo con el audio 3 de la serie sobre crianza de hijos en El Reto de Hoy. Gracias por los comentarios y por compartirlo con otros.

 

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en “Actitudes hacia quienes no ministran como tú…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s