Cómo funciona mi domingo…


Este post es personal, aunque obedece a preguntas que varios me han hecho -pastores, amigos, conocidos- sobre cómo funciona un domingo normal en mi vida. No puedo asegurarte que así es para todos los que están en el ministerio… pero sí te cuento como funciona el mío. Cómo te he dicho antes cuando voy a escribir un post muy personal, no esperes nada muy profundo… pero, para lo que te sirva, te cuento como funciona mi vida un domingo “cualquiera”.
Aunque… para quienes servimos al Rey, en realidad ningún domingo es “cualquiera”

Acá voy…

Para mí, cada domingo es como debe ser para un jugador de fútbol la final del campeonato. Punto. El peso de la responsabilidad de  predicar a la congregación no es a causa de que he pasado un número significativo de horas preparándome para ello (varía entre 12 y 25 horas por semana)… sino porque siento que cada domingo voy a cumplir aquello para lo que Dios me ha preparado toda la vida.

Me levanto temprano, y salgo (sin desayunar… no puedo predicar con el estómago lleno) para estar después del inicio del primer culto de VidaNueva (que sucede a las 7:45 AM en Miralvalle). A causa de que vivimos muy cerca de las instalaciones de la Iglesia (en el mismo lugar en el que hemos vivido por 27 años) me toma apenas 3 minutos llegar y tratar de sintonizarme con lo que está pasando en el culto. Trato de revisar por última vez mis notas antes de subir a predicar (hace mucho tiempo dejé de usar notas en el púlpito) porque sé que a las 8:15 el Equipo de Sitio me entregará mi lugar en la plataforma (el Equipo de Miralvalle es el más exacto en el manejo de los tiempos). En teoría se que tengo 50 minutos para exponer lo que Dios me ha enseñado… en la práctica se que nunca puedo hacerlo -en ese primer culto- en el tiempo correcto. Lo confieso, en el manejo del tiempo en el púlpito sigo siendo un novato. Como sea, a las 9:10 debo estar saliendo hacia el Campus Crowne Plaza porque apenas tengo unos minutos antes de que el Equipo de Sitio allí me de el púlpito  (no manejo yo entre los campus por cuestión de los tiempos)… así que empieza lo que llamo “la maratón”. En la salida del campus saludo a unos pocos… en la llegada al otro campus saludo a unos cuantos más. A las 9:30 estoy predicando en Crowne Plaza… 50 minutos… 5 minutos más “para conectar”… 10 para trasladarme de nuevo  a Miralvalle… a las 10:45 nuevamente en el púlpito en que estuve a las 7:45 pero hay otra congregación… 50-55 minutos para predicar… 10 minutos para trasladarme… se que a las 12 en punto debo comenzar a predicar en Crowne Plaza otra vez… y en esta ocasión me siento un poquitín más relajado. La siguiente parada es el almuerzo.
Y, créeme, para este momento tengo hambre.
Pero el día no ha terminado.

Mi familia es uno de los regalos más preciosos y comprensivos que hay. Todos sabemos que la siguiente hora debe ser bien aprovechada (regularmente salimos de Crowne Plaza como a las 2 PM después de ser un poco más pastor que predicador en este campus)… comemos juntos, nos reímos un poco y a eso de las 3 estoy libre para sentarme a trabajar en lo que sucederá el resto de la semana. Dispongo de 30-40 minutos para hacerlo… descansar y tomar una mini-siesta no es una opción para mí porque volverme a activar es muy trabajoso. Imagínate a un camión cargado de ladrillos que se queda parado a media cuesta… imagínate que luego hay que hacerlo andar hacia arriba sin impulso alguno. Así se siente una tarde de domingo en la que “descanso” en medio de la intensidad… así que mejor sigo empujando mi camión por unos instantes más y espero que sea la hora para manejar al Campus Apopa… allí -a las 4:30 PM- debo predicar por quinta vez en el día. Apopa aún no tiene AC… y el calor es extenuante, pero debo decir que es uno de los cultos que más disfruto. ¡Que congregación!
Estoy de vuelta en casa antes de las 7 PM.
Entonces, estoy listo para estar cansado.

Mis noches de domingo son especiales. Intocables. Nos reunimos como familia con amigos del alma -los Lagos- con quienes hemos cenado cada domingo por la noche por más de 21 años (a no ser que no estemos en el país). Es un tiempo de relax, amistad, y risas. No hablamos de ministerio, de actividades ni de proyectos.
Sencillamente la pasamos bien.
Es que al día siguiente viene “la semana” que es tan agitada como el domingo.
Pero aún así, me gusta.

¿Sabes? una de las cosas interesantes de predicar en repetidas ocasiones un mismo mensaje -6 veces en un fin de semana porque en realidad, todo comenzó el viernes en Campus Lourdes- es la oportunidad de “rumiar” personalmente el texto de manera más intensa… y la oportunidad de complementar con “más corazón” las x horas dedicadas a la preparación de bosquejos, análisis de textos, procesos hermenéuticos, investigación de ilustraciones/analogías naturales, etc., etc., etc. Tanta predicación concentrada en tan poco tiempo me ayuda a saborear, un poco mejor, la Palabra que tengo el privilegio de predicar en cada fin de semana… para mí es sencillamente, excelente.
Es como comer un delicioso manjar.
O como jugar una final de fútbol.
Y luego repetirla.
Seis veces.
Me gusta.

 

 

Nos vemos mañana.

8 pensamientos en “Cómo funciona mi domingo…

  1. La verdad, es una bendición contar contigo siempre y aprender de lo que Dios te esta enseñando; mi oración es que El Rey te muchos años mas de calidad en Su ministerio y que sigas influenciando positivamente a quienes están cerca de ti, creo que el tiempo con amistades verdaderas para descansar ayuda muchísimo, un abrazo.

  2. cómo hizo para no descuidar a su familia? cómo ha hecho para tener la relación que tiene con ellos (esposa e hijos)? cómo hizo para educar a sus hijos con los valores cristianos y que, aunque papá tenga que ser compartido con tantos miles, ellos lo apoyaran, respetaran y quieran imitarlo? cómo hizo para que sus hijos en lugar de llegar a ‘odiar’ el ministerio y en lugar de dar la espalda a Cristo, más bien estén siguiendo sus pasos y mantengan un buen testimonio cristiano en su diario vivir? cómo hizo para guardar la relación que tiene con su esposa, que en lugar de alejarse de ella y en lugar que la llama del amor se extinguiera más bien sea más fuerte y solida? que hizo?
    estuve por muchos años en una iglesia, mi iglesia madre. a mi me parecía que el pastor hacía mucho por Cristo. hacia tanto que no podía guardar el equilibrio y descuidaba a su familia, hizo ‘tanto’ – supuestamente- para Cristo –> actividades, talleres, seminarios, cultos misioneros, campañas evangélisticas, proyectos de obra social, conferencias para matrimonios, jóvenes, mujeres y niños, campamentos, escuelas bíblicas de vacaciones, etc, etc, etc. en aquel tiempo para mi El era un gran ejemplo, se entregaba en cuerpo y alma para la iglesia, para la grey, para la congregación, al menos eso parecía, aunque me daba cuenta que descuidaba a su familia. hoy por hoy su vida es un caos, la de su esposa y la de sus hijos también. por eso pregunto, cómo ha hecho para guardar el equilibrio, cómo ha hecho para no perder la perspectiva? – usted es de gran inspiración y ejemplo para mi pastor julio. es un ejemplo a seguir. quiero seguir su buen ejemplo y el de su esposa. que Dios lo bendiga y siga usando. que le dé mucha energía, salud y larga vida para trabajar en todos los proyectos que el ponga en sus manos.

  3. Comente un poco de tu reacción de fusión nuclear (tu ministerio los fines de semana) a unos pastores de este lado del mundo, y la pregunta fue ¿ como lo hace? Mi respuesta no fue muy convincente ni profunda: NO LO SE. Lo mas sorprendente de todo, les dije, es tu humildad y gran capacidad de trabajo para el señor todo sin mostrar arrogancia alguna ni pedir pleitesía a los demás. Gracias Julio por dejarte utilizar por nuestro Rey.

    • Gracias por tus palabras José Luis… de más está decir que es precioso para mí ser espectador de cómo la buena mano de Dios hace las cosas para su bien… y de lo agradecido que estoy por la gracia y la tolerancia que el Rey me tiene cada vez que “la riego”.
      Un abrazo hasta el otro lado del charco!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s