La ley de la vida…


Las vacaciones de Semana Santa han casi tomado el control de la realidad de los capitalinos acá en San Salvador. Un grupo de nuestra iglesia está haciendo misiones en Nicaragua (y el Rey les está usando mucho)… y algunos de los ministerios tendrán actividades especiales estos días. Probablemente el evento principal sucederá el Viernes Santo en los Campus de Lourdes y Miralvalle: películas-forum, inflables, comida en familia… creo que será una verdadera bendición. Algo similar ocurrirá el Miércoles en el Campus de Apopa.
Los Contreras la pasaremos un poco diferente.

Mañana temprano -si Dios así lo permite- iremos a despedir a Estefanía al aeropuerto… finalmente, con todos los papeles en regla (como Dios manda) ha llegado el momento de que nuestra hija mayor emigre a Estados Unidos y se reuna con David, su esposo. Adelante hay para ella toda una vida nueva… un nuevo rol, una nueva iglesia, una nueva universidad (en realidad uno de los Seminarios más grandes en USA), nuevos amigos, nuevas oportunidades… es emocionante. Como lo conversamos hace unos momentos en “la última cena” (aunque suene un poco trágico el nombre) hay una mezcla de alegría por ver que la voluntad de Dios se está haciendo en esta preciosa pareja… David y Estefanía son dos jóvenes que aman al Rey y están capacitándose para algún día servirle como misioneros… y cuando la voluntad de Dios se hace todos sus seguidores debemos alegrarnos, ¿no crees? Pero… por otro lado está el dolor de la separación… o más bien de la “desvinculación” que en este caso (finalmente) no será algo temporal, sino que es el momento cuando la vida debe seguir adelante y “la familia” como la hemos conocido todos estos años tomará una nueva forma.
“La ley de la vida” solían llamarle nuestros padres y abuelos.
Me parece que sólo entendemos ese término apropiadamente cuando somos padres.
Por decir poco, creo que será una semana interesante para nuestras emociones.

La vida me ha enseñado que en momentos como este, lo mejor es “acuartelar” a las tropas y disfrutar de la vida. Así que, aprovechando el receso normal de la vacación creo que vamos a desaparecer del mapa como familia por unos cuantos días. Será bueno para Patty y para mí estar con “los niños” (léase Nata y Julito) y con unos pocos amados amigos.
Trataré de seguir en contacto.

 

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s