Lecciones de un coro en medio de una construcción…


Hoy es uno de esos domingos cuando -al final del día- después de predicar cinco veces el mismo mensaje (seis, si cuentas Campus Lourdes el viernes pasado) mi mente tiene dificultades en desconectarse del texto y de los principios que al estudiarlo compartí con VidaNueva. Si estuviste allí sabes que nos ocupó Esdras 3:8-13.

Esta mañana -y tarde- compartí lo curioso que me pareció que los judíos decidieran ponerse a exaltar a Dios en plena construcción… ¡un coro en medio de una construcción! Lo que el coro cantó en ese momento me muestra lo importante que es que nos enfoquemos en el Dios de la obra y no en la obra de Dios. Mis conclusiones son varias y surgen de repensar lo que allí se hizo: cantarle a Dios en medio del proceso de edificar la obra física de la casa de Dios. Si no pones los ojos en Dios es fácil desviarte. Esta noche te dejo mis pensamientos, conclusiones y preguntas del pasaje. Solo te pido que leas el texto para entender por qué pienso lo que pienso…  Puedes leer el texto al dar clic acá.

Acá te van mis conclusiones:

  1. La identidad de los albañiles y constructores no era relevante. Si no pones tus ojos en Dios será fácil que te enfoques en quienes trabajan en la obra de Dios, en vez de hacerlo en el Dios de la obra. ¿No crees que vivimos en un mundo religioso en el que hay demasiada exaltación de los obreros cristianos?
  2. Los líderes pusieron hombres productivos a cantarle a Dios en vez de ponerlos a construir más obra física. Si no pones tus ojos en Dios será fácil que te parezca una desperdicio darle tiempo a lo que no resulta en más obra física construida o más ministerio (horas-hombre-actividades-programas) realizados. ¿No crees que en el fragor de “hacer el ministerio” la conexión espiritual con Dios y las disciplinas espirituales sufren por que no les dedicamos el tiempo debido?
  3. Los líderespusieron a los levitas y sacerdotes a cantar “en uniforme completo”. Si no pones tus ojos en Dios será fácil que prefieras obrar discretamente “sin darte color”… si piensas en Dios tu adoración será sin tapujo alguno. ¿No crees que demasiadas veces el ministerio de adoración es financiado y atendido “a medias” en nuestras iglesias?
  4. Al cantar le dieron gracias a Dios en medio de la construcción que hacían para él. Si no pones tus ojos en Dios será fácil que esperes que Dios esté agradecido contigo en vez de tú agradecerle a él. ¿No te parece que esto nos pasa a todos?
  5. Cantaron a Dios… nunca mencionaron la calidad o el tamaño de la obra que hacían. Si no pones tus ojos en Dios será fácil que cantes a la grandeza de la obra y no a la del Dios de la obra. O le cantes a tu ministerio y te llenes la boca de lo grande que es tu iglesia o tu porción de la obra… cuando en realidad eso no tiene ni la menor importancia. ¿No te pareces que ahora tendemos a “endiosar” el ministerio y cantamos sus alabanzas de manera desmedida? (hmmm… ¿al hacerlo, no estaremos cantándonos a nosotros mismos?)
  6. Al cantar, hicieron referencia a que la un Dios bueno y misericordioso. Si no pones tus ojos en Dios será fácil que pases por alto el carácter de Dios. ¿No te parece que el carácter de Dios es pasado por alto en nuestros corazones?
  7. Al cantar, hicieron referencia a que la misericordia de Dios es “para siempre”. Si no pones tus ojos en Dios será fácil es que no te des cuenta de que la relación de Dios “siempre” está determinada por la naturaleza de Dios y no por las circunstancias presentes. ¿No te parece que nuestra fe decae ante los problemas… aunque reconozcamos verbalmente que Dios es bueno y misericordioso?
  8. Cantaron con júbilo. Si no pones tus ojos en Dios será fácil que no haya júbilo en tu vida. ¡Que triste y que antinatural es un cristiano sin júbilo y sin gozo! ¿No te parece que en el rostro de los cristianos que conoces podría haber más gozo reflejado? (¿Qué te dice tu propio espejo?)
  9. Cantaron al comenzar la obra… no esperaron a terminar para celebrar. Si no pones tus ojos en Dios será fácil que te vuelvas cínico sobre el avance del ministerio y “te niegues a cantar victoria antes de tiempo”. Serás el tipo de creyente que no usa nunca el lenguaje de la fe para hablar de la obra futura de Dios… y vivirás bajo el lema “hasta no ver no creer”. ¿No te parece que la crítica y el pesimismo está demasiado presente en nuestras iglesias?

Quizás son demasiadas preguntas.
Sin embargo, la conclusión es simple: al hacer la obra de Dios, los seguidores del Rey debemos enfocarnos en el Dios de la obra. De otra manera es demasiado fácil que nos desviemos del propósito por el cual hacemos lo que hacemos.
¿Te sucede?

Allí te dejo la inquietud.

 

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s