No debí salir de mi cama…


Este es uno de esos días en los que no debí haber salido de la cama… no me mal interpretes, fue un día de bendiciones -algunas de ellas en formas de verdaderos milagros, otras a manera de pequeños actos de amor- pero, al final del día todavía pienso que no debí salir de la cama. La razón es que una de esas gripes atroces ha tomado control de mi cuerpo, haciendo un trabajo fenomenal con robarme la energía, el ánimo, las fuerzas, la voz y la agilidad mental.

Ya me he tomado mi ración de pastillas -no demasiadas, pero evidentemente no suficientes- así que esta noche sólo me queda hacer un esfuerzo y llegar hasta mi cama …y dormir. De todas maneras, todo el día pasé pensando que hoy no debí haber salido de mi cama.

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s