La importancia de ser personas seguras…


El comando más repetido en la Biblia es “No temas” o cualquiera de sus variantes. Más de 85 veces en las Escrituras se nos exhorta textualmente a no temer, no tener miedo, no estar ansiosos o a confiar y a seguir adelante con tranquilidad. No puedo hacer suficiente énfasis sobre el impacto que la seguridad acerca de sí mismo (o la inseguridad) tienen en el desarrollo de una persona. Quien es inseguro estará constantemente dudando de sí mismo, de sus circunstancias, de las intenciones de los demás, de su presente, de su pasado y de su futuro. He visto cómo -casi sin excepción- una persona segura de sí misma verá de manera constante que las puertas se abren ante sí y cómo una insegura sencillamente ni siquiera llegará a pararse delante de las mismas puertas …mucho menos las cruzará. Entiendo a la perfección que estoy usando un término que es de difícil definición cuando se trata de aplicarlo a la vida de alguien específico (todos enfrentaremos circunstancias que harán que nuestra timidez aflore, nos guste o no)… pero creo que me entiendes. Desde el valor a hacer una simple llamada telefónica hasta el coraje para abordar a quien pudiera ser nuestra pareja de por vida (pasando por oportunidades de ministerio, de empleo, de negocios o de lo que sea) el que seamos seguros hará que la vida sea más simple. Lo tremendo de todo esto es que sentamos las bases de tal actitud segura cuando estamos en nuestros primeros años de edad… y son nuestros padres quienes -a veces sin saberlo- nos ayudan o nos obstaculizan el desarrollo de estos rasgos de carácter.
Por eso, quienes tenemos hijos debemos criarlos como personas seguras.

Esta noche tuve el privilegio de enseñar en la Escuela de Padres de NLCS (mientras los padres de familia esperaban el ansiado momento de recoger las notas de sus hijos) y el tema que me asignaron exponer fue precisamente “Cómo ayudar a nuestros hijos a enfrentar sus temores”. ¡Muy interesante! Aprendimos que el temor es parte natural de la vida de un niño aunque las causas del temor cambian en la medida en que crece. Si bien vimos algunos consejos muy prácticos sobre el desarrollo de la personalidad sana de un niño, lo que a mí más me impactó al estar estudiando y preparándome para condensar una cantidad considerable de información es que un niño/niña que vive en un ambiente de temores muy probablemente crecerá para ser un adulto muy inseguro de sí mismo… y -si no hace un esfuerzo consciente para sobreponerse de su crianza- verá truncadas muchas probabilidades para él, para su familia y para el reino.
Criemos hijos seguros.
Sobrepongámonos a nuestra propia inseguridad.

¿Cómo criar hijos seguros de sí mismos? Te dejo con algunos de los consejos específicos. Como todas las listas que he publicado estos años, ni está completa ni es única. Por el espacio, solamente están los enunciados de cada consejo… pero espero que te sirvan en el trato que tienes con los niños que hay en tu vida.

  1. Enseña a tus hijos que nuestra seguridad proviene de Dios y no de las circunstancias.
  2. Date cuenta que la seguridad que Dios da es comunicada por los actos diarios de los padres (y los otros adultos) con los que el niño se cría.
  3. No rehuses ver el temor: Si tu niño tiene temores no los desdeñes como inexistentes. Si tu hijo teme, no lo menosprecies como si fuera un cobarde
  4. No refuerces el temor: Si el peligro no es real, no le sigas la corriente como si lo fuera. (No te metas bajo la cama “para ver si hay monstruos”)
  5. No hagas sufrir a tu hijo: Si el peligro es real, no lo expongas innecesariamente al riesgo.
  6. No rehuyas razonar con él: Habla con tu hijo sobre sus temores cuando esté calmado
  7. Cultiva la confianza en el corazón: promueve una relación sólida con Dios (una religión de domingo no funciona en el largo plazo)
  8. Cultiva la confianza en su mente: promueve que sus pensamientos esten libres de stress (la TV puede ser un problema)
  9. Cultiva la confianza en el alma: promueve la seguridad de saberse amado (Díselo… pero también muéstraselo… dale tiempo a solas a cada hijo)
  10. Cultiva la confianza en la casa: promueve un ambiente sin conflictos

¿Y si te das cuenta que tú eres el que sufre de inseguridad?…
Bueno, eso tendrá que quedar para otro post.
Se me acabó el espacio.

 

 

Nos vemos mañana.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s