Bajo ataque…


No sólo me refiero a mí -aunque también me pasa-, sino que hablo de todos aquellos que estamos tratando de estar en la lista (lee el post de anoche para entender el contexto de esta declaración). Los que queremos servir a Dios estamos siempre bajo ataque… no me parece raro que algunos que han estado siendo usados en la Casa del Juicio de manera inusual reciben de manera inusual el ataque del enemigo. Tampoco me parece raro que aquellos que no están haciendo mucho para el reino no son molestados en lo más mínimo por el adversario… después de todo -piensa él-, ¿para que esforzarse?

Esta noche escribo apenas un par de pensamientos considerando la cantidad de ministerio que como Iglesia estamos realizando estos días… y para serte honesto lo hago al estar un tanto abrumado por la cantidad de alternativas en el ministerio que yo personalmente tengo en mis manos. Es bueno recordar siempre que el enemigo nos tiene siempre bajo ataque… y que la manera en la que nos acosa no es siempre la misma.

Te dejo las palabras de Bobby Bonner, un pastor a quien tuve el privilegio de conocer hace unos meses al estar viajando. Bobby es un hombre de Dios, misionero en Africa por muchos años (luego de haber dejado su carrera como beisbolista profesional de las grandes ligas); al estar de misionero enfermó de malaria y otros padecimientos mortales casi una treintena de veces, por lo que ahora ministra principalmente en USA. Es alguien probado… por lo que no me extraña la profundidad de sus palabras que cito a continuación:

“Si el diablo no puede conseguir tu alma, él quiere tu vida. Si no puede tener tu vida entonces quiere tu testimonio. Si no puede tener tu testimonio quiere tu gozo. Si él no puede tener tu gozo, entonces quiere tus frutos. Si él no puede tener tus frutos, él quiere tu tiempo. Si no puede conseguir tu tiempo, quiere tus talentos. Si él no puede tener tus talentos, entonces quiere tu celo. Si no puede conseguir tu celo entonces querrá tus recompensas. “Resistid al diablo, y él huirá de vosotros”” (Bobby Bonner)

El principio es simple: estamos bajo ataque. Si estos días estás luchando con la pérdida de tu alma, tu vida, tu testimonio, tu gozo, tu capacidad de fructificación, la posibilidad de darle tu tiempo al Rey, el desperdicio de tus talentos en lo que no se debe o simplemente tu pasión para Dios… entonces estás bajo ataque. No te extrañes. No pelees con quien no debes. No des lugar al diablo.
No bajes la guardia.

Hmmm… si no estás bajo ataque… quizás sea porque no representas peligro alguno para el enemigo. Si es ese el caso, yo te sugiero que te preocupes y hagas algo al respecto.

 

 

Nos vemos mañana.

7 pensamientos en “Bajo ataque…

  1. Increible lo profundo de toda esta reflexion pastor!! la verdad es que constantemente desde iniciar este proceso de Casa del Juicio ha sido una batalla, pero q en su momento me hizo reflexionar q aunque Dios ya libro nuestras batallas siempre pone cosas para reafirmar nuestra fe y fortalecernos en El..toda batalla se libra con un proposito y en mi caso puedo decir que Dios esta cumpliendo su proposito en mi vida..

  2. Estimadísimo Julio:
    Siempre ocurre tarde que temprano que nuestro orgullo nos emboba y nos hace creer que estamos libres de ataques, gracias por despertarme…estoy siendo atacado y no me había percatado de ello, gracias mil de verdad, empezaré otra vez a tomar las prácticas que aprendí con ustedes y espero con la ayuda de mi Padre, salir adelante, abrazos a Paty y familia, bendiciones

  3. Wow, Julio, gracias por este pequeño pero grande y verdadero mensaje. Siempre he estado bajo ataque, el enemigo me dice que no soy una verdadera hija de Dios, me trata de quitar la paz ante la muerte de mi hija, destruyó mi matrimonio, me deprime, y muchas y muchas cosas más. Sin embargo, aquella lucesita en mí corazón, quiere seguir alumbrado mi camino. Gracias nuevamente, porque personas como tú y tus mensajes, ayudan a aumentar la llamita de aquella lucecita en mí corazón.

  4. HERMANO DE ACUERDO CON USTED Y ESTOY SEGURA QUE EN ALGÚN MOMENTO EL DIABLO SE PRESENTA DISFRASADO HASTA DE UN BUEN SAMARITANO, PARA ALCANZAR SU FIN. YO HE SIDO ATACADA EN MI SALUD, POR EL TIEMPO, PERO NO DESMAYARE. SALUDES QUERIDO PASTOR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s