Marca tu norte con claridad…


Uno de los errores culturales propios de nuestra región latinoamericana es que nunca -o casi nunca- estamos acostumbrados a usar mapas… me refiero a mapas de carreteras, de las que te sirven para orientarte y para trazar la ruta a tu punto anticipado de destino. De hecho, en mi amado país, cada vez que uso los puntos cardinales para dar una dirección la gente pone una cierta cara de perplejidad que raya en lo triste. Si invito a alguien a venir a la Iglesia y le explico que para llegar a nuestro Campus Miralvalle debes “dirigirte a cien metros al norte de la, y luego virar hacia el poniente 75 metros… allí encontrarás en el costado norte de la calle un par de edificios que no te costará identificar”… hmmm… lo más probable es que no llegues.
Así es la vida.

Ese mismo descuido en la orientación está presente casi en todo nivel: Familia, trabajo, negocios, amigos… cada uno de ellos son “factores” independientes de nuestra vida… a menudo de una vida desorientada y sin rumbo. Si no nos está claro para donde debemos movernos con ellos, lo más probable es que nos terminaremos frustrando al máximo. ¿Qué hacer? Simple: Trazar el norte con claridad. Si sabes “dónde está el norte” te será muy difícil extraviarte.

Mañana en Koinonía, marcaremos el norte de nuestra visión. Mi propósito será enarbolar la bandera de la visión lo suficientemente en alto para que toda nuestra iglesia sepa hacia donde vamos. LLámale reunión de familia, sesión de visión, comunicación de procesos ministeriales o como sea… pero sin tener el norte claro, nunca llegaremos a dónde deberíamos haber estado ya a estas alturas. Los cambios de curso son leves -pero trascendentales- y la fuerza que necesitamos para movernos es mayor que nuestra capacidad… pero por eso debemos poner todo nuestro ahínco en avanzar y por eso se hace tan importante que  entendamos “para donde vamos”

Mañana en la noche espero postear un resumen de lo que compartiré a VidaNueva. El rumbo es claro… el desafío es enorme.
Dios es mayor.

 

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Marca tu norte con claridad…

  1. Cuando pienso en estar escrito en El Libro de la Vida, me impresiona el hecho de buscarme en el, como si no tuviese la certeza de que mi nombre se encuentra escrito,(indudablemente por mi poca fe)sin embargo, vivo eternamente agradecido a mi Padre, por enviarme pensadores como Julio que me hacen meditar sobre mis certezas, mis dudas, mis esfuerzos vanos mas que humanos, por haberme salido del camino e inventar mi propia vereda, no cabe la menor duda que les amo entrañablemente, que nunca voy a poder pagar por lo recibido de Dios a través de Vida Nueva y que tarde que temprano la misericordia de mi Padre, me permitirá bajar la guardia y comprender mi mapa(Ojalá que no sea demasiado tarde!!!)
    Un millón de bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s