Pensando en valores…


Estas próximas semanas -en diferentes cultos de VidaNueva- estaremos estudiando lo que la Biblia dice acerca de los valores que hemos acordado que demarcan los límites de nuestro éxito en la misión de Dios. No mal entiendas la palabra éxito… no tiene que ver con el triunfo personal que hace que nuestro corazón se envanezca… es más bien una manera de medir si no somos un total fracaso en la misión que se nos fue encomendada: hacer que el mundo conozca de Jesucristo. En este contexto, los valores forman un marco de referencia que debe ser tenido en mente.
Si no los cumplimos, somos un fracaso.
Punto.

Los valores son simples (te los he mencionado en más de alguna ocasión en el pasado):

  1. La intimidad con Dios es nuestra prioridad
  2. La Biblia es nuestra autoridad
  3. La gente es nuestra razón de ser
  4. La rectitud es nuestro estilo de vida.
  5. La excelencia es nuestra norma.

Esta noche tuve la bendición (por segundo día consecutivo) de escuchar a David -Chief- Guadrón exponer la Palabra de Dios en el Salmo 25. Su propósito era presentarnos a la Iglesia un ángulo diferente del antiguo contexto de “intimidad con Dios” el cual es uno de los 5 valores que VidaNueva ha tomado como no-negociables. David nos mostró como la intimidad con Dios es más que “leer la Biblia y orar” en el esfuerzo de una vida de disciplina que, aunque encomiable, no necesariamente produce “intimidad” o cercanía con el Rey. Aumentar la confianza en Dios, apreciar su consejo y entonces -en una relación de plena dependencia- anhelar de manera apasionada su cuidado de nosotros son las marcas que David dejó en en este salmo en el que sobresale el famoso pasaje de “la comunión íntima de Jehová es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto”.
Es que la intimidad con Dios sólo sucede cuando deponemos nuestro orgullo y confiamos plenamente en él.
Cuanto necesitamos esta relación de subordinada humildad.

¿Cómo está tu relación con Dios? ¿Eres humilde y de manera sumisa te sometes a él dándote cuenta de cuán errado estás en tu percepción de la vida y cuán acertado es lo que él tiene que decir acerca de como llevas tu existencia?
No te engañes… no hay intimidad entre Dios y un orgulloso.
De hecho, la Biblia dice que él resiste a los soberbios.

Allí te dejo la inquietud…

 

 

Nos vemos mañana.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s