Pensando en Política y el Dios de la Historia…


Reuniones, planes, correos, llamadas, cenas… uno que otro problema… un par de decisiones “no pequeñas” que tomar… cuentas, cuentas, cuentas… libras de más en la báscula… el tiempo que no alcanza… hmmm, me parece que definitivamente el 2013 ya comenzó. Esta tarde-noche apenas encontré un momento para sentarme con tranquilidad y volver a leer el libro de Esdras -debe ser la vez número “n”- y una vez más hallé algunos elementos nuevos que el Espíritu Santo me mostró y que creo que serán de bendición para muchos (lo están siendo para mí). Aunque aún estoy a semanas de dar inicio formal a la enseñanza del libro en VidaNueva siento ese no-se-qué que tanto me gusta y que aparece justo antes de abrir un nuevo juego de principios espirituales a la Iglesia. Esta noche, mi mente ha estado en el aspecto más cultural-histórico del libro… y es, simplemente fascinante.
Te cuento.

Es imposible leer el libro de Esdras “de un solo sentón” sin notar cómo Dios se mueve de manera estratégica en la Historia geo-política-cultural de los pueblos. El panorama se ve  aún más claro si se leen juntos todos los libros que delinean el marco de referencia histórico a la narrativa de Esdras: Isaías, Jeremías, Daniel, Esdras, Ester, Nehemías, Hageo y Zacarías (algo que debo encontrar como hacer antes de este fin de semana)… los Judíos son capturados por los Babilonios… estos son luego derrotados por los Persas… y entre los mismos Persas hay cambios gigantescos que hacen que el panorama se transforme de hostil a los judíos a favorable…. y de favorable a antagonista… y una vez más a favorable… como sea, al final la lección es la misma: Dios es el Rey de reyes que puede usar los cambios políticos a fin de que sus planes se cumplan y puede trabajar con tan bajo perfil que se las arregla para que en uno de estos libros de carácter histórico (Ester) no se haga ni una sola mención de su nombre -o incluso de su existencia-.
¿Sabes?, no importa si nadie lo menciona o toma en cuenta, él está en control.
Me imagino que se sonreirá desde el cielo al ver cómo los políticos creen estar a cargo.
Aunque, pensándolo bien, esa falsa sensación de poder no da risa… sino lástima.

He notado estos últimos años un creciente desencanto de todos con los políticos de su país… y una inusual hambre de encontrar a por lo menos “uno” en quien confiar… alguien que gobierne bien y traiga cambios válidos. No dudo que entre los políticos de cada nación hay algunos pocos hombres de valor e íntegros (aunque no me quemaría las manos por nadie)… sin embargo, la próxima vez que te veas seducido por los cantos de sirena del “buen prospecto” de turno recuerda que, por capaz que sea, a la luz de la Historia no es más que un peón participando de un juego del que no tiene control.
Si no, pregúntaselo a Esdras y a sus contemporáneos.

 

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s