Pensando en la buena mano de Dios…


Esta noche pienso que -finalmente- el proceso de dar por terminado la boda de David y Estefanía está en las últimas etapas. Hoy, el día comenzó muy temprano en la madrugada haciendo viajes al aeropuerto (lo que se repitió durante el día) llevando a los nuevos esposos, a padrinos y madrinas que nos visitaron para ser parte de la ceremonia el fin de semana y así mismo a nuestros consuegros, quienes ahora son oficial y emocionalmente parte de nuestra familia. Apenas nos quedan en casa Ricardo y Martica Mejía -nuestros amados hermanos Colombianos- a quienes disfrutaremos apenas un par de días más… y luego la casa se sentirá “verdaderamente vacía”.
Y la vida continuará.

Baste esta noche decir lo agradecido que estoy con el Rey por su gracia constante, consistente, completa y sobrecogedora… sería tan injusto e indebido no ver su inmerecida mano sobre mi realidad -incluyendo a Patty y a mis hijos- todo el tiempo. Como te dije la otra noche, los preparativos de una boda resultan ser el momento ideal para ponerse nostálgico y “ver hacia atrás” en la crianza de nuestros hijos tanto por medio de las fotos físicas como de los indelebles recuerdos pintados en las memorias (la propia, y la colectiva)… al ver los aciertos, los errores, las alegrías y miles de detalles, también veo su gracia protectora sobre nosotros. Fue mi consuegro -quien por medio de todo esto tuvo su primer encuentro con la cultura latinoamericana- que me expresó su beneplácito al verme “rodeado de tanta gente buena… con tanta calidad humana”. Mi respuesta, por supuesto, fue hacer notar la presencia de Jesús en la familia y en nuestros amigos… y la gracia de Dios sobre nosotros.
En palabras de Esdras, es “la buena mano de Dios” sobre nosotros.
Excelente.

Igualmente me siento agradecido con el equipo en el que ministro… no ha sido tan difícil tomar un receso en medio de tanta actividad a causa de que todos han suplido mi ausencia estos últimos días en las reuniones, cultos, actividades, consejería, etc., etc., y han hecho lo que hago mejor que yo mismo. Cada uno de ellos son una bendición especial… como amigos y como compañeros de equipo.
Y ahora, la vida sigue.
Y hay planes buenos y grandes.
Ya te contaré.

 

 

Nos vemos mañana.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s