Navidad se trata de dar (y sí está en la Biblia…)


Ayer y hoy en VidaNueva dimos por inaugurada de manera oficial la temporada de Navidad. Esta noche, además de los primeros villancicos tuvimos la ya tradicional decoración navideña y pude “empezar a sentir” que ya estamos en esta maravillosa época del año.

Pero… en términos de actividad ¿qué es Navidad para ti? Permíteme plantearte una disyuntiva: O concibes esta temporada como el momento del año en el que le darás rienda suelta completa al modo de recibir (comida, regalos, dinero, aguinaldos, atención, juguetes, hmmm… más comida) o la percibes como la mejor manifestación de la actitud dadora de Dios al concedernos el privilegio de tener al Rey entre nosotros iniciando los eventos por los cuales  él nos daría la salvación y la oportunidad de vivir con propósitos válidos sobre esta tierra.
Piénsalo. Si para ti Navidad significa “recibir”, has perdido el punto de la época.
Y es momento de rectificar.

Dios se dio al mundo… eso es la Navidad. En más de una ocasión he escuchado a cristianos -la mayor parte de veces muy bien intencionados- decir que “la Navidad no está en la Biblia”. Hmmm… no estoy de acuerdo con tal declaración. La Navidad no es más que la conmemoración del nacimiento de Jesús… ¡y tal evento está claramente profetizado en muchos pasajes del Antiguo Testamento y extensamente descrito en Lucas 2! ¿La fecha?… No, la fecha en la que sucedió es irrelevante… si así lo fuera, Dios nos la habría revelada en su Palabra. Pero la ocasión, el evento, el suceso ¡sí están en la Biblia!
Fue el momento en el que “Dios se dio a sí mismo”.
Navidad, entonces, es tiempo de dar. Punto.

Esta noche te animo a que te pongas en “modo de dar” durante esta temporada. Por favor, no des problemas ni complicaciones a los que te rodean. Más bien decídete a dar de lo mejor que tienes… tu ayuda, tu colaboración, tu comida, tu dinero, tu tiempo, tu interés… esta es la mejor temporada del año para recordar que “de gracia recibiste… dad de gracia”. Y al llegar Enero, por la gracia de Dios, tal vez -sólo tal vez- quedará en tu corazón una capa de este precioso espíritu dador… mi deseo para ti es que el mismo perdure durante todo el año que viene.
¿Qué dices?
Comienza hoy mismo.

 

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s