Nunca debería haber un “versus” puesto entre dos cristianos (Calvinistas vs. Arminianos)


Te advierto: Un post inusualmente largo… pero tarde o temprano tenía que tratarlo en jcontreras.com…

Esta tarde participé como invitado en un programa radial -con micrófonos abiertos- cuyo tópico de discusión era “Calvinismo vs. Arminianismo”. Mi tarea fue cooperar en la conducción de la audiencia y arrojar tanta luz sobre el asunto como es posible hacerlo en un programa de apenas una hora escuchado por personas de todo tipo. Fue muy interesante. Para ti que eres muy nuevo en el cristianismo, estos dos términos (Calvinismo y Arminianismo) probablemente no tienen ningún significado; pero para muchos cristianos evangélicos representan las dos principales etiquetas en lo que a la salvación se refiere y se usan para denominar dos sistemas teológicos opuestos dentro de la fe cristiana. Así es… suena raro… “cristianos opuestos” es casi un oxímoron por definición; o al menos, debería serlo. Lamentablemente, para la mayor parte de quienes navegan en cualquiera de los dos mares teológicos así denominados, todos los creyentes están en uno de los dos bandos: o eres calvinista, o eres arminiano.
Craso error. Punto.

Esta noche no pretendo resolver el conflicto entre ambas partes; de hecho, creo que es imposible de conciliar. Ni siquiera pretendo ilustrarte a profundidad en las posturas de ambos sistemas teológicos. Baste decir que cada uno de los sistemas propone su percepción de los atributos del Dios de la Biblia, la composición de la naturaleza del hombre y la manera en la que ese Dios que perciben y ese hombre que definen interactúan en lo que se refiere al destino eterno de las almas de los hombres. Si te topas con un maestro de cualquiera de los dos sistemas tratará de persuadirte a adoptar el suyo …y para hacerlo a menudo criticará al otro. Triste, triste, triste. El problema está en que cada uno se pone “sus lentes teológicos” antes de estudiar la Biblia. Es un vicio resultante del pensamiento deductivo en vez de pensamiento inductivo en el análisis de la Palabra de Dios… algo de lo que quizás te hable más detenidamente en algún otro post.
Mientras tanto: ¿Qué enseñan ambos?

El sistema teológico calvinista define (1) al hombre como totalmente perverso -al punto que es incapaz de arrepentirse por sí mismo-, proponen que (2) Dios eligió y predestinó para salvación a algunos y para condenación a otros, que (3) Jesús murió solamente por algunos (los escogidos), que -entonces- (4) la gracia de Dios no puede ser resistida por el hombre y que (5) por ende la salvación o perseverancia de los santos está garantizada para siempre; es decir, una vez salvo, siempre salvo. El sistema teológico arminiano  propone -por supuesto- lo contrario: (1) el hombre sí puede arrepentirse, (2) Dios sabe quienes se salvarán pero no los ha predestinado arbitrariamente al cielo o al infierno, (3) Jesús murió por todos, (4) el libre albedrío del hombre le permite aceptar o rechazar la gracia que Dios le ofrece y (5) la salvación, por ser una elección, puede perderse… es decir, si se pierde la fe, se pierde la salvación.

Océanos de tinta se han usado para comprobar ambos sistemas. Innumerables cantidades de libros se han escrito para desvirtuar “al otro sistema”. Guerras -literales, con muertos en combate armado- se han peleado para defender-atacar ambas posturas librando a la tierra de lo que se ha considerado herejía.  No es raro aún hoy que los jerarcas de las grandes denominaciones calvinistas -también llamadas “reformadas”- vean con suspicacia a los regularmente menos teológicamente preparados grupos arminianos -casi siempre o wesleyanos o puramente pentecostales. La cantidad de posiciones intermedias en cada una de las posturas ha dado lugar a una enorme variedad de “etiquetas”: supralapsarios, infralapsarios, hipercalvinistas, gomarianos… etc., etc., etc. y a cismas terribles dentro del cuerpo de Cristo.

¿Qué soy yo? …esa fue la pregunta del conductor de radio en un momento del programa. Mi respuesta: ni lo uno ni lo otro. Podría darte las razones históricas (como que los bautistas no surgieron de la Reforma protestante, sino de un movimiento muy precedente a esa época teológica llamado “anabautista”). Podría darte razones teológicas y bíblicas sobre porqué acepto-o rechazo- cada punto en cualquiera de los dos sistemas. Pero, sobre todo, mi razón es que -después de años y años de estudiar las Escrituras- me rehuso a ser etiquetado con una viñeta humana. A decir verdad, veo errores en ambos sistemas; y veo aciertos en ambos sistemas. A veces, veo el interés en la gloria de Dios en ambos grupos; pero igualmente veo carnalidad en muchos de los que los promueven su sistema sin considerar el espíritu de gracia, humildad y mansedumbre de nuestro Rey.  Como dije en el programa hoy, tengo buenos amigos -a quienes admiro y respeto- en ambas posturas… pero eso no quiere decir que me tenga que poner la etiqueta teológica que ellos llevan. Examinadlo todo, retened lo bueno… ¿alguna vez te has puesto a pensar lo que eso significa? Este es un buen momento para hacerlo.

Una cosa más. No veo que mi tarea en la vida sea la de enfrascarme en discusiones teológicas al punto de perder el tiempo. Para serte honesto, no creo que sea la tarea de nadie. Por eso, nunca antes había escrito de este punto. Allá afuera hay demasiadas personas que necesitan conocer del amor de Jesús y es mi tarea invertir mi tiempo en compartirles a Jesús (algo que algunos hermanos calvinistas objetarían) …dentro de la iglesia hay demasiados hermanos que necesitan ser instruidos a crecer en el sometimiento a la gracia y soberanía del Rey y es mi responsabilidad hacer mi parte en su  crecimiento (algo que algunos hermanos arminianos objetarían).
Así que, de antemano te animo a que no discutamos sobre esto.

Calvinistas vs. Arminianos. Piénsalo. Nunca debería haber un “versus” entre dos hermanos en Jesús.
Si alguna viñeta deben ponerme, ojalá que diga “un discípulo de Jesús”. “Un” discípulo… apenas otro más de millones que están tratando de ser como él.

Nos vemos mañana.

3 pensamientos en “Nunca debería haber un “versus” puesto entre dos cristianos (Calvinistas vs. Arminianos)

  1. Sin lugar a dudas, no era la respuesta que el DJ de la radio estaba esperando y sin lugar a dudas tampoco la respuesta que esperaban los oyentes del programa, sin embargo creo que es la mejor Respuesta… esto no es mas que la modernizacion de: Yo soy de Pablo; Yo soy de Apolos ! y Cristo … ?Excelente conclusion Bendiciones !!!!

  2. Buenísimo post hermano, concuerdo contigo, a veces muchos buscan justificar su conciencia o pecado abrazando uno de los dos sistemas, es triste cuando como dices “nos ponemos nuestros lentes teológicos antes de estudiar la biblia” ; excelente reflexión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s