Memorias de un bastón…


Memorias de un bastón...

Finalmente estamos en casa! Después de dos semanas intensas -pero muy buenas- hoy aterrizamos en El Salvador, sin novedad y contentos de estar con nuestros hijos. Al echar una mirada retrospectiva a lo sucedido en Bogotá, Paipa y Santo Domingo (luego de husmear en “unas cuantas” fotos tomadas por Patty) llego a varias conclusiones. Pero antes de dártelas, permíteme decirte el porqué del título de este post… como sabes, hace unas semanas tuve un ataque severo (uuhhh, por falta de una palabra más fuerte que no me haga lucir llorón) de dolor en mi talón derecho -el famoso y recurrente espolón calcáneo- y, si no hubiera sido por el gentil ofrecimiento de mi padre al prestarme uno de sus bastones, la travesía habría sido menos que imposible. Tengo que asegurarte que “usar bastón” hace que todos (me refiero a t-o-d-o-s) te vean diferente, y te hagan sentir… hmmm… ni se como decirlo… por un lado uno se siente amado, apreciado y cuidado… por el otro hay cierto sabor a ser anciano, desvalido, y necesitado. La verdad es que después de dos semanas de circular con bastón por púlpitos, aeropuertos, aviones, hoteles, restaurantes, iglesias, aulas de enseñanza y otros lugares creo que NUNCA volveré a ver a ser indiferente a quienes utilizan una de estas incomprendidas herramientas. “Mi” bastón me ha acompañado… y aquí están algunas de las cosas que aprendimos juntos:

  1. Equipo. El ministerio es imposible hacerlo solo. En la vida, mi mejor equipo es -por supuesto- Patty: la perfecta (para mí) compañera de viaje… uno de los grandes privilegios que Dios me ha dado es ser su esposo. Este viaje incluyó una capacitación conjunta -algo que no siempre sucede. Valga decir que si estás en el ministerio tienes que tener un equipo o la vida te será muy difícil.
  2. Gente. El ministerio es gente… y este viaje tuvo a muchos, muchos, muchos que fueron una bendición para nosotros. Comenzando por Charlie y Bery, y por Chema y Linda -que fueron excelentes compañeros de viaje desde El Salvador- y por supuesto de Rudy y Rocío muchos de los que están en las fotos reflejan el amor de Cristo y representan a todos aquellos con quienes no nos tomamos fotos. La lista es larga… demasiado para ponerla por escrito. Valga decir que si estás en el ministerio tienes que estar con la gente.
  3. Palabra. El ministerio es Palabra de Dios… y en el viaje hubo oportunidad para hacer que la gente y la Palabra se juntaran. Vimos a muchos convertirse en seguidores de Jesús y en amigos nuestros. Valga decir que si estás en el ministerio tienes que estar en la Palabra.
  4. Oportunidad. El ministerio necesita de oportunidades… y en Colombia y la Dominicana las hay a raudales. Como sabes, una misión colateral del viaje era hacer una investigación ministerial-espiritual-estratégica-logística para lo que sucederá en la próxima obra de MetroAmérica 020. Me he formado una opinión muy fuerte de lo que creo que debe ser nuestro rumbo… ya te contaré más adelante. Valga decir que si estás en el ministerio tienes que buscar las oportunidades de Dios sin temor de embarcarte en nuevas avenidas y derroteros.
  5. Capacitación. Gracias a Dios por ACSI y la capacitación sobre la calidad que recibimos en Dominicana. Fue intenso, fue extenso y fue un tanto abrumador… pero fue muy bueno. La República Dominicana es uno de los lugares más preciosos en el planeta pero en esta ocasión no tuvimos tiempo de hacer turismo (no, allí no todo es playa)… sin embargo, lo que sacamos para el beneficio de New Life Christian School valió cada instante invertido en el proceso. Valga decir que si estás en el ministerio tienes que seguirte capacitando.
  6. Contactos. El viaje me permitió hacer algunos nuevos contactos -valiosos- para la obra… y también renovar algunas viejas amistades que podrían significar una bendición para VidaNueva en el futuro. Gracias a Dios por la amistad que hay en el cuerpo de Jesús y que nos permite “dejar de vernos” por largo tiempo y al reunirnos nuevamente, recomenzar como si la última conversación hubiera sido ayer. Valga decir que si estás en el ministerio tienes que mantener tus contactos entendiendo que no solamente son “buenos amigos” sino que representan más oportunidades para el Rey.

Suficiente por el momento. Creo que ahora que estoy de regreso en casa estoy casi listo para “colgar mi bastón”; pero lo aprendido y atesorado en este viaje me servirá por muchos años a mí… y espero que también a aquellos que tuvieron contacto con Patty, conmigo y con mi preciado, sólido y rígido apoyo.
Te dejo suficientes fotos para un rato… están (más o menos) en orden de aparición durante las diferentes etapas de este viaje: Bogotá, Paipa, y República Dominicana.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s