Último día en RD…


Esta noche posteo inusualmente temprano… me temo que más tarde no tendré conexión a internet y es mejor hacerlo a tiempo. Además debo acostarme “temprano” porque mañana en la madrugada saldremos de acá hacia Panamá y de allí -si Dios lo permite y las conexiones suceden a tiempo- hacia San Salvador. Hoy fue un día agradable, de descanso por la mañana (han sido dos semanas intensas) y luego Patty y yo tuvimos tiempo de ver a Consuelo Givans y a su hijo… su esposo Alexis, pastor y misionero, está fuera de la Isla por unos días, así que no pudimos verlo. Consuelo es salvadoreña y “creció con nosotros” en la Iglesia Miramonte hace… uhhh… digamos que hace bastante tiempo. Alexis es costarricense y, como te dije, Consuelo es salvadoreña, pero Dios tenía en sus planes que estos dos centroamericanos se casaran y fueran enviados de misioneros a República Dominicana hace más de 20 años; el ministerio ha sido muy fructífero: han plantado varias obras en esta ciudad especialmente en el lado Este (“del otro lado del río”) en una zona muy populosa, donde Dios les ha dado la oportunidad de expandir su reino y transformar vidas. Conversar con ella y con su hijo Elías -todo un hombre ¡yo le recordaba en mi mente como un niñito pequeñito!- fue muy informativo en cuanto a la receptividad del dominicano, de la necesidad que hay en esta región del mundo de que el evangelio siga creciendo y de la urgencia de hacerlo pronto. Esta es una familia misionera muy comprometidos con la evangelización de la isla… poco a poco, puerta a puerta, persona por persona; gracias a Dios por ellos y por la capacidad de autogestión que han mantenido todos estos años en el frente misionero. Pienso que esto es especialmente importante en una isla porque acá unos está “aislado”… y sería tan fácil acomodarse.
Pero en el reino de Dios esto simplemente no debe suceder.

Espero mañana escribir un resumen final del viaje… no solo lo haré para compartirlo contigo sino que -siendo este blog una especie de diario- sé que me ayudará a mí en unos meses (o años) a capitalizar lo que Dios me ha enseñado en estas dos semanas. También pondré algunas fotos… ¿sabes?, esa es una de las (muchas) cosas buenas de viajar con Patty (trato de nunca hacerlo solo)… no es únicamente porque es “mi compañera de viaje” en esta vida y hace las cosas más fáciles en muchos sentidos, sino que también es amante de tomar fotos. Y, créeme, en dos semanas se pueden tomar muchas fotos. Así que ya veré si “hackeo” su cámara y me robo unas cuantas.

Espero escribir el próximo post desde San Salvador… sinceramente, ya deseo estar de regreso. Extraño a mis hijos, a mi familia (llamada “VidaNueva”) y extraño el ministerio allá. Ahhh… también extraño mi cama.

 

 

Nos vemos mañana.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s