Historia: un asunto fascinante…


Esta tarde tuve la oportunidad de cooperar en la traducción simultánea del último segmento de la materia de Historia Bautista que el Dr. Gerald Cowen ha impartido estas dos semanas en nuestro Seminario. Si eres de los que “se apagan” al escuchar el nombre “Historia” en un curso académico debo decirte que en este caso te habría resultado fascinante escuchar las 40+ horas de enseñanza que ha durado el curso (lamentablemente sólo pude estar en un porcentaje de la materia)… lo que escuché resulta tanto inspirador -al ver la manera en que la fe nos ha sido transmitida- como atemorizante, al aprender como tantos “se han desviado” de los caminos correctos a través de los siglos.

Creo que estudiar la Historia es uno de los deberes de todo creyente. La Biblia en sí misma es uno de los documentos históricos más completos que existen; y a su vez ha sido el libro que más “Historia” e “historias” ha generado desde el momento en el que se estaba escribiendo. Conocer de batallas que se han librado alrededor del cuerpo de doctrina -muchas veces dentro del seno mismo de las iglesias- añade mucha responsabilidad sobre nosotros para que cuidemos de la mejor manera la integridad de la palabra que predicamos (y que llega a ser la base de lo que muchos creen) y nos habla de la necesidad de estar alerta para protegernos de los ataques a la doctrina que decimos que creemos.

¿Sabes? la Historia nos demuestra que elementos doctrinarios tales como la seguridad de la salvación, el bautismo de infantes, la manera de administrar el bautismo, el tipo de comunión o eucaristía que practicamos, la membresía de la iglesia, el libre albedrío o el enfoque inductivo de análisis de las Escrituras no pueden ser menospreciados y contribuyen en gran medida -a la larga- a que una iglesia se tuerza de sus propósitos iniciales de glorificar a Dios y se dedique más a cumplir la agenda particular que demanda el mantener vigente ante los ojos de los demás una doctrina no-bíblica. Ni tengo que mencionar que otros elementos más evidentes -la deidad de Cristo, la inspiración e inerrancia de las Escrituras, la responsabilidad individual del creyente para su crecimiento personal o la muerte expiatoria de Jesús por todos los hombres  (contra la expiación particular sólo por algunos) para mencionar unos cuantos- no deben ser jamás descuidados por ningún creyente.
No es necesario que seas teólogo para saber lo que crees.
Y sí es necesario que sepas qué crees para poder defenderlo.

Esta noche te animo a que conozcas lo que crees, porqué lo crees, y por qué no crees lo que no crees (sin ánimo de sonar enredado, te garantizo que lo que no crees es algo que muchos otros sí creen). No basta con que tu pastor lo sepa… ni es suficiente con que tus líderes lo hayan entendido. Tu fe es personal… y debe ser abrazada con la misma fiereza con la que algunos creyentes -que creen como tú- estuvieron dispuestos a defenderla… hasta el punto que murieron ahorcados, aserrados, ahogados, quemados en la hoguera, torturados, exiliados, empalados y de mil otras maneras posibles.
La fe es personal. La responsabilidad es grande. La oportunidad es vasta.
No lo pases por alto.
Como te dije… la Historia es una materia fascinante a la que todos deberíamos prestar más atención.

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Historia: un asunto fascinante…

  1. Hola Julio!!!

    Qué desafiante este post de hoy. Le doy gracias a Dios por esa inspiración al escribir que nos inspira a los que leemos y junta nuestros corazones en dar la vida por El Rey y Su Causa. Dios me ha regalado un gusto especial por la historia y se me hace agua la boca leyendo de esas 40 horas impartidas por el profesor Cowen. Quisiera preguntarte si existe alguna forma de que los que vivimos en otros paises tengamos la posibilidad de acceder de alguna manera a ese material tan valioso. Tú me dirás. Un fuerte abrazo y a Patty.

    Sergio, Tila y Felipe Reyes Osorio

    Nota: Este año no podremos darnos el gusto de ir al retiro de parejas en Paipa debido a que nuestro hermoso primogénito Felipe está por llegar a casa, ayúdanos a orar por el parto por favor. Nuestro abrazo y nuestras oraciones para ustedes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s