Para pelear se necesitan dos… (Proverbios 26:4)


Esta noche, a raíz de algunas conversaciones y reuniones de consejos de estos últimos días, y mientras me preparo para lo que enseñaré en un par de semanas en un campamento de parejas, me voy a la cama con un pensamiento: Algunas discusiones nunca deben ser. Punto. Me refiero a que -como bien reza el viejo adagio popular- para pelear se necesitan dos.

Salomón dio la fórmula bíblica al establecer en Proverbios 26:4 el siguiente principio:

“Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él.”

A través de la vida he visto incontable cantidad de ocasiones en las que, ante la provocación insensata -y a veces hasta majadera- de un necio (en el sentido más correcto de la palabra), el ofendido ha reaccionado con indignación de manera visceral y defensiva, tratando de argumentar en contra del ofensor o de “ponerle en su lugar con la verdad”… sin darse cuenta que tal reacción simplemente no funciona. Entonces, frente a la postura cerrada del ofensor, el ofendido se ve arrastrado en una espiral de conflicto que no debe ser parte de la vida de un seguidor del Rey… y termina “peor que como comenzó”.

El necio es necio… no oye de razones… ¿por qué habríamos de razonarle? Piénsalo. Es como tratar de hablarle en francés a alguien que no conoce tal idioma. Por eso Salomón comienza el pensamiento con la palabra “nunca”. Es que “nunca” debemos enfrascarnos en una discusión con un necio porque tal discusión “nunca” funciona. Si él quiere pelear, que se pelee solo. Si él quiere confrontación, que reciba de ti paz. Si quiere ofenderte, que reciba de ti la inmutabilidad de quien sabe que su interlocutor es -ni más, ni menos-… ¡un necio! Según Salomón, al discutir con un necio “te vuelves como él”… una transformación que nadie quiere tener
¿O sí?… hmmmm…. no lo creo.

Escribo este post para animarte a ti que tratas con personas conflictivas y ofensivas… y te recuerdo que “para pelear se necesitan dos”. Si tratas con un necio…¡cállate! No caigas en la tentación de ponerte los guantes de boxeo y “defender tu honor” como si de eso dependiera la vida. Tranquílizate, tómate tu tiempo… y entonces, trata tu problema din discutir.

¿Qué dices? ¿Has sufrido alguna vez las consecuencias de pelearte con un necio porque te quisiste defender de una necedad dicha por él en cuanto a ti? ¿Aprendiste la lección? Hmmm… si no la aprendiste, te la resumo:  Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él. Es que, para pelear, se necesitan dos.
No te ofrezcas de voluntario.

 

 

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en “Para pelear se necesitan dos… (Proverbios 26:4)

  1. bueno siento que que no se termino el texto del contexto…es decir le tienes que hacer ver su error,al necio, porque mas adelante dice Responde al necio como merece su necedad, Para que NO se estime SABIO en su PROPIA OPINION.y segun esta ponencia esta mal aplicada al necio le tienes que hacer ver su error, y si sige haciendo caso omiso pues le vendran consecuencias…pero no es correcto como esta aplicada esta enseñanza,.. porque entonces todos los viven en tinieblas .como saldran de su error sino les llevas la luz..que es Cristo..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s