Cinco! (…y van 1829)


¿No te parece que a veces el tiempo pasa más rápido de lo pensado? Es decir, haces planes sobre el futuro, emprendes algún proyecto -de estudios, trabajo, ministerio- lo echas a andar y, en lo que menos te das cuenta, han pasado mucho tiempo… hmmm… digamos que han transcurrido… ¡cinco años! Así es precisamente como me siento esta noche. Me parece increíble que fue el 25 de Octubre de 2007 que inicié como proyecto propio el escribir este blog que -por falta de un mejor nombre- decidí llamar “jcontreras.com”. En aquel entonces mi meta era escribir un post diario a manera de diario personal por 365 días consecutivos y “ver qué pasaba” con el experimento de abrir mi corazón, mis pensamientos, mis inquietudes, mis luchas y cualquier área de mi vida que pudiera ser útil a los que me leyeran. Ahora, 1829 post consecutivos más tarde (en dos ocasiones el post “subió tarde” por causa de mi ubicación geográfica esa noche) y con una cantidad considerable de nuevos amigos hechos por medio de este medio me parece… hmmm… increíble; y me siento honrado por la gracia del Rey.
Así que esta noche -en un sentido muy personal- podría decir que “estoy de fiesta”.

Soy fiel creyente que ningún seguidor de Jesús debe “ver hacia atrás” y hurgar en su vida para quejarse o encontrar excusas o simples explicaciones estériles para sus fallas y fracasos, pero pienso que todos debemos revisar “lo que nos ha pasado” si es con el propósito de apreciar la fidelidad del Rey en nuestras circunstancias. Esto es lo que trato de hacer cada día noche madrugada al sentarme a escribir “mi blog”. Analizar lo que me sucedió durante el día me obliga a ver la presencia de Dios en mi realidad… a veces me avergüenzo al darme cuenta de la manera en que le fallé por no hacer, sentir, promover, evitar, o reconocer lo que debía. De ese inventario personal surge el tema del blog de esa noche… que termina ayudando a otros que al leerlo pueden vincular su realidad a lo planteado en estas líneas y pueden -por efecto dominó- hacer una revisión de su propia realidad y sacar sus propias reflexiones.

Esta noche “veo hacia atrás” de una manera más telescópica… y aprecio la gracia de Dios en mi vida en estos 5 años. Los detalles son demasiados para ponerlos por escrito; baste decir que me considero un afortunado receptor de la inmerecida misericordia del Rey, lo que me produce una combinación de satisfacción profunda y de sentido de responsabilidad abrumador. Honestamente, no cambiaría lo que hago por nada en el mundo. A ti, que me acompañas a diario u ocasionalmente, te agradezco que te tomes el tiempo para leerme… te pido que “me toleres” una que otra locura que surge de cuando en cuando en este blog… y te animo a que continúes en tu propio peregrinar espiritual expandiendo el Reino y transformando vidas.
Si no lo estás haciendo, estás desperdiciando tu existencia.

Así que, como te he dicho cada noche por cinco años, y -quizás más por falta de creatividad que por consistencia- me despido con la misma frase de siempre:

 

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en “Cinco! (…y van 1829)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s