Liderazgo y respeto… (y III)


Esta noche termino el resumen de mis pensamientos -al menos los actuales- acerca de la relación existente entre liderazgo y respeto. Estos últimos días (puedes leerlo acá y acá) hemos tratado lo indispensable que es el respeto para que el liderazgo espiritual exista, al punto que lo ideal sería que cada líder fuera respetable y cada miembro de la grey fuera respetuoso. Sin respeto, no hay liderazgo.

La ausencia de respeto puede entonces provenir de al menos dos escenarios: la grey no es respetuosa… o el pastor no es respetable. Anoche cubrimos lo que la Biblia dice en Pedro sobre tratar a uno -o más miembros- no respetuosos en una congregación… así que esta noche, como complemento, trataremos el penoso -y para el gusto de cualquiera, demasiado frecuente- caso de los líderes espirituales que no inspiran respeto por sus acciones, sus posturas a la vida… o simple y sencillamente por la insensibilidad que proyectan en torno a la función tan trascendental que Dios les ha conferido. ¿Qué hacer con un líder que no es respetable?

  1. Habla con él, no hables de él. El error número uno que se comete por parte de las iglesias cuando se trata de un pastor “no respetable” es que chismean, critican, comentan, condenan, y se enredan en rumores acerca del pastor pero todos tienen temor de hablar con él directamente. El chisme es pecado… ¿realmente crees que un pecado se corrige con otro?… quizás una mejor pregunta es: ¿realmente crees que hablando de tu pastor con alguien más él cambiará? Las respuestas son obvias… en el nombre del Señor, no hables de él. Punto.
  2. Confróntalo en amor. El pasaje que cité anoche en Proverbios 16:6 (Con misericordia y verdad se corrige el pecado, y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal) no es prerrogativa única de los líderes… más bien, los incluye. La autoridad del líder no existe fuera de las Escrituras… o, como te he dicho antes, el pastor no tiene autoridad, la Biblia sí la tiene… ningún pastor en el planeta está por encima de la Palabra de Dios.
  3. Se manso, recuerda que la confrontación bíblica no consiste en atacar a la persona. Esto es especialmente importante cuando hablas con un anciano -1 Timoteo 5 te prohibe exhortarlo con palabras fuertes- a quien hay que hablarle como a un padre. Cuando tengas la oportunidad de hablar con él señálale puntualmente lo que tú ves comparado con lo que las Escrituras dicen y escucha lo que él tenga que decir. Ahórrate las malas expresiones, las ofensas, los ataques y los rencores… recuerda que “la ira del hombre, no obra la justicia de Dios”.
  4. Ofrécele soluciones, dale oportunidades. Uso ambas expresiones en plural a propósito… nada peor que la crítica destructiva o el espíritu sin gracia que juzga a otro. El objetivo es “sobrellevar las cargas los unos de los otros”.  Por cierto, bien harías en la segunda ocasión llevar dos o tres testigos, la Biblia tiene razón -también- en esto.
  5. Si nada de lo anterior funciona y tu pastor está en un pecado tal que te ha hecho perderle el respeto… vete de allí. Si no eres capaz de respetarle, no serás capaz de seguirle. Pero si sales, hazlo sin rencores, sin chismes, sin amarguras y sin iras de ningún tipo. Toma esto como el último de los recursos… pero no te cierres a creer que no tienes tal recurso. No hay muchos ejemplos de que esto sucediera en la Biblia, porque no hay muchos pastores indignos del respeto de la grey que al ser confrontados en amor, en un espíritu de gracia en el que se ofrecieran soluciones y con la plena actitud de colaboración de todas maneras decidieran continuar con su pecado.

Repito lo que he dicho estos días: En un mundo ideal, esto no tiene que pasar; allí, los pastores son respetables y la grey es respetuosa.
Es una lástima que no vivamos todavía en ese mundo.
Hasta que aparezca el Príncipe de los Pastores… ahhh… allí el respeto será completo… y el liderazgo, insuperable.
¡Cuánto anhelo que llegue tal día!… ¿Y tú?
Allí te dejo la inquietud.

Nos vemos mañana

Un pensamiento en “Liderazgo y respeto… (y III)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s