Liderazgo y respeto… (II)


Saludos desde San Salvador! A Dios gracias, el viaje relámpago que me llevó a la Ciudad de Kansas y de regreso ya terminó… sin contratiempos y con muchas buenas novedades y la apertura de algunas oportunidades para VidaNueva… más adelante te contaré.

Anoche dejé en continuación mis pensamientos acerca de la relación que existe entre el liderazgo espiritual y el respeto (puedes dar clic acá para leerlos), mi planteamiento era que -en un mundo perfecto- lo ideal sería que los pastores fueran fuéramos respetables y que cada miembro de la iglesia se comportara nos comportáramos con el respeto que Dios establece que debe haber entre los cristianos. Pero… esto es en el mundo ideal… en la realidad encuentro difícil que esto suceda todo el tiempo en todas las iglesias. ¿Qué debe hacerse entonces?

Primero hablemos de lo que el pastor debe hacer… al menos, de lo que debe hacer según el pasaje de Pedro que te expuse anoche (1 Pedro 5).

  1. Sin importar el comportamiento inapropiado -inmaduro- de sus ovejas, al pastor le toca “apacentar a la grey de Dios que está entre vosotros”. Presta atención que la grey (literalmente “el rebaño de ganado menor” según la Real Academia) no le pertenece al pastor… y como tal, no puede “hacer lo que quiera con ella”. Él está puesto allí para dar pasto -instruir, enseñar- a los que el dueño de la grey le ha encomendado.
  2. Sin importar el comportamiento inapropiado debe “cuidar de ella, no por fuerza, sino voluntariamente” La expresión “no por fuerza” podría traducirse ahora como “a la fuerza” o “porque tiene que hacerlo como una obligación”. Hay un elemento volitivo en el ministerio de un pastor que debe mantenerse en todo momento… no es tanto “la acción de cuidar” lo que cuenta, como “la acción de cuidar voluntariamente” lo que Dios pide. En otras palabras, la inmadurez de alguien en la congregación no debe desanimar al pastor… quien se supone que es maduro.
  3. Sin importar el comportamiento inapropiado debe realizar sus funciones “no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto”. Una vez más, el problema radica en las intenciones… el pasaje no condena que el pastor “gane” un salario (lo que contradiría lo dicho por la Biblia en varios otros pasajes) sino que se dedique a cuidar de la iglesia para literalmente “sacar dinero sucio”  de la obra. Obviamente es un “cerrojo” en la Palabra para evitar que alguien se dedique al ministerio para poder echar mano a “la bolsa” (como lo hizo Judas) aprovechándose personalmente para el manejo indebido de las finanzas de una congregación…
  4. Sin importar el comportamiento inapropiado de otros debe ejercer su ministerio sin imposiciones ni enseñoreamiento… textualmente Pedro dice “no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.” Un pastor que se caracteriza por ser “arrogante, dictatorial y menospreciativo” de la grey que cuida… uhhh… se equivocó en su llamamiento… o está completamente fuera de la voluntad del dueño de las ovejas.

¿Y si haciendo todo esto alguien no le respeta? Lo lamento, no hay nada en este texto -ni en ningún otro- que le autorice a faltar a sus funciones por lo inapropiado de la conducta de alguien en su iglesia. Si eres pastor -o esposa de pastor, o hijo de pastor, o amigo de un pastor- te preguntarás: ¿Es justo eso? No, no lo es… pero ¿quien te dijo a ti que la vida es justa?… y -después de 25+ años de estar en estas lides- ¿quien te dijo a ti que el ministerio es justo? Si lo que buscas como pastor es “que sean justos contigo”…digamos que tus expectativas no son bíblicas.

¿Debe soportar “lo que sea”? No. Proverbios 16:6 dice que con misericordia y verdad se corrige el pecado… si la actitud de alguien es pecaminosa, el pastor debe corregirle usando esas dos poderosas armas -la misericordia y la verdad-… sin faltar a sus responsabilidades al hacerlo.

¿Y si el caso es el contrario? ¿Si es el pastor el difícil de respetar?
Se me acabo el espacio esta noche… te lo digo en el próximo post.

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Liderazgo y respeto… (II)

  1. Pingback: Liderazgo y respeto… (y III) |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s