El ministerio es un tren que viaja sobre las vías de las relaciones…


El título de este post es largo… pero no por eso es menos cierto. Alguna vez has pensado qué sucedería a un tren que no tenga vía férrea… la respuesta es “nada”. No le pasaría nada. No iría a ninguna parte. No avanzaría. No llevaría su carga. Sin vía férrea, la mejor de las locomotoras no es más que un pesado armatoste que no cumple su propósito. Llámale “un pisapapeles gigante” si así lo deseas. Pues bien, el ministerio es un tren que viaja sobre las vías de las relaciones… estas relaciones son las que hacen que el ministerio avance, funcione, exista. Sin relaciones personales hay poco o ningún ministerio porque el ministerio es gente.

¿Sabes?, las relaciones interpersonales en el ministerio (al igual que las vías de un tren) rara vez suelen aparecer espontáneamente; son más bien actos intencionales que suceden “a propósito” en sus inicios y que deben ser cultivadas con cuidado e intensidad en la medida en que se desarrollan. Piénsalo. La relación a la que no dedicas recursos (tiempo, atención, oración, dinero, etc.) rara vez crece… se queda en lo “etéreo de lo efímero” y no llega a dar fruto. Por eso, si quieres “ministrar” a alguien, debes cultivar tu relación con esa persona. Si no quieres ministrar… manténte lejos de la gente, aislado, aislante, repelido… repelente.
Es que: el ministerio es un tren que viaja sobre las vías de las relaciones…

Esta noche, en la sesión inicial del Instituto de Desarrollo Ministerial los grupos de Miralvalle y Crowne Plaza (serán 14 en total) comenzaron por poner las bases para iniciar una relación que durará tres años… Lourdes iniciará este Sábado y Apopa el próximo Martes. Hoy fue para mí muy emocionante ver a tantos “maduros” con deseos de crecer más. Hoy no hubo “clase”, ni “lección”, ni “estudio”… créeme, ya habrá mucho tiempo para eso en los próximos meses y años; la idea de esta noche era la misma de cuando se inicia un proceso de discipulado con recién convertidos: conocerse y comenzar una relación… tímida al principio, intencional en el sentido más estricto de la palabra, pero que permite que el tren del crecimiento espiritual avance con facilidad. Tutores (¡todos de calidad!) y discípulos “se conocieron” de esa manera clásica en la que un grupo pequeño lo hace la primera vez… será interesante entrevistarles dentro de tres años y ver qué hizo Dios con esta noche histórica.
Hmmm… si Dios me da la oportunidad espero poder escribir en este blog acerca de eso… ¡en tres años! Pero espero con más ansias ver cómo el Reino avanzará a causa de IDEM en la vida de todos estos “siervos” (nunca la palabra ha sido usada más intencionalmente), ayudándoles a prepararse para una vida “común, corriente y consagrada”.
Porque así debe ser la vida de un creyente maduro ¿no crees?

El ministerio es un tren que viaja sobre las vías de las relaciones… gracias a Dios, este tren ha salido de la estación. Veamos que sucede en el trayecto.

 

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s