Sobre ser estudiantes de la naturaleza humana…


Esta mañana, al impartir la clase de Filosofía de Discipulado en el Seminario de VidaNueva mencioné brevemente la importancia de que los siervos y ministros de Dios sean observadores y estudiantes de la naturaleza humana. Si “el ministerio es gente” y “viaja sobre los rieles de las relaciones”… si una parte fundamental de nuestra misión es “transformar vidas”… si “la gente es nuestra razón de ser”, entonces lo menos que podemos hacer es conocer cómo es la gente… cómo funciona la naturaleza humana. A mí no me gustaría ser operado por un cirujano del corazón que tuviera un vago conocimiento del funcionamiento  de mi sistema cardíaco… y que me dijera que “tiene nociones” de las diferencias entre venas y arterias o -peor aún- que confundiera a un ventrículo con un ventrílocuo.
Pienso que el corazón espiritual es al menos igual de importante que el músculo cardíaco.
Debemos conocer cómo funciona la gente. Punto.

Creo que libros como Proverbios nos fueron dejados para que aprendiéramos a entender mejor esta raza a la que pertenecemos… así que -obviamente- el estudio de la Biblia es insustituible para entender a tus semejantes. Por supuesto, la manera de conocer a la gente también oscila desde el estudio formal que se realiza dentro de alguna institución de alto conocimiento -antropológico, sicológico, sociológico, teológico- hasta el muy informal realizado arduamente en la Universidad de la Vida. No desecho lo formal… es importante y -si tienes el tiempo y la ocasión- debes considerar estudiar la naturaleza humana de tal manera. Pero nadie debe despreciar el estudio informal del alma… de la naturaleza de las personas, el tipo de estudio que no cuesta nada más que la dura experiencia y la disciplina de mantenernos enfocados en aprender.

¿Sabes? me quedé pensando en esto todo el día, y aun esta noche mi mente gira en torno a la importancia de aprender a leer y conocer a la gente. Me ha pasado demasiadas veces en la vida que “no la vi venir” y, entonces, por no tomar en cuenta que “la gente es así” no fui tan efectivo como podría haber sido en el ministerio a una persona o a un grupo de personas. Esta noche te dejo mis reflexiones -en forma muy simple- sobre cómo creo que se puede conocer mejor “a la gente”… no pienso en una persona en particular, sino “a la gente” en general.
Es que, en el fondo, todos tenemos mucho en común.

Acá voy:

  1. Recuerda que aprender de la naturaleza humana no te da el derecho de ser su juez.
  2. Inicia cada relación creyendo lo mejor de la gente. No asumas nada, ni te sorprendas por nada. Decide no amargarte.
  3. La mejor forma de aprender es observar y quedarse callado. Entre más hablas, menos aprendes.
  4. Obsérvate tu mismo antes de observar a otros.
  5. Observa especialmente lo que la gente hace cuando cree que nadie está mirando.
  6. Ten en cuenta que el poder (por pequeño que sea) revela el carácter, pero la manera en la que alguien trata a otro con poder también lo revela.
  7. Ten en cuenta que el deseo de posesiones manifiesta la inseguridad y que la gente entre más esconde más revela de sí mismo.
  8. Ten en cuenta que el afán de notoriedad revela el estado de su madurez emocional.
  9. Observa que los conflictos en las relaciones sociales siempre surgen de conflictos en el interior del alma.
  10. Toma lo que escuchas “con un grano de sal” -un cierto grado de escepticismo-, recuerda que todos creen tener el monopolio de la verdad.

Hmmm… me parece que ya tenía tiempo de no plasmar en este blog una lista de mis pensamientos. Como siempre te he dicho, estas listas no están ni completas ni son absolutas… estoy seguro que tú mismo puedes añadir otros pensamientos de tu cosecha. Yo tengo algunos otros que quedarán en el tintero… por el espacio no hay como darles cabida acá esta noche.

La Biblia dice que el pastor debe conocer el estado de sus ovejas… estoy persuadido que para eso debe conocer primero cómo se supone que funcione una oveja sana.
Te animo a ser observador.
Funciona.

 

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Sobre ser estudiantes de la naturaleza humana…

  1. Que buenos pensamientos hermano, al leerlos es como un scaner para mi vida tambien.
    Lo triste es que al revelar la naturaleza humana tambien revelamos la pobreza humana y la fuerte necesidad que existe de Dios.
    Cree ud que principios como estos son aplicables tambien en niños y jovencitos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s