“¡Un caballo, un caballo! ¡Mi reino por un caballo!”


“¡Un caballo, un caballo! ¡Mi reino por un caballo!”

Por pura cultura general, debes saber que esta famosa frase se le atribuye a Ricardo III -un nefasto monarca Inglés- y que la misma fue inmortalizada por William Shakespeare en la obra que lleva por título el nombre del rey en mención (si eres de los que no tienen el deseo o la paciencia de adquirir cultura general, Google es la salida más corta; sólo pon la frase entre comillas en tu buscador y googleala). La expresión fue pronunciada -dicen por allí- por Ricardo III mientras trataba de detener la desbandada de su ejército después de caer de la cabalgadura que los herreros le habían preparado con demasiada rapidez para participar en la guerra -a causa de que él mismo los presionó para alistar un caballo que no estaba herrado- y al ir a la batalla una de las herraduras del animal se salió de su lugar por la falta de un clavo bien colocado en el casco y le tumbó al suelo. Al darse cuenta que lo único que separaba el éxito del fracaso era su habilidad de ponerse al frente de su ejército pidió desesperadamente un caballo para sustituir al que insensatamente había forzado a cabalgar.
Pero no hubo caballo… y su reino se perdió.
Moraleja de la historia: las cosas hechas a la carrera no salen bien.
Y, arriesgamos más de lo que ganamos cuando no prestamos atención a los detalles.
Punto.

Ok. Mi pensamiento de esta noche no sale de un pasaje bíblico… y espero que por eso no te suene ‘poco espiritual”. A veces -solamente a veces- mis pensamientos no surgen de un profundo estudio del significado de los idiomas originales del texto Bíblico. Por mi propio bien, espero que notes mi sarcasmo al decirlo. Hmmm… podría citar un par de pasajes de Proverbios para “cristianizarlo” un poco y darle sabor pastoral… pero simplemente no lo haré. No sería honesto contigo ni conmigo darte a entender que es una reflexión de la Biblia… es más bien una reflexión de la vida.
Aunque para mí, el ministerio es una parte inherente de la vida.

En El Salvador usamos la expresión “chambón” para referirnos a un trabajo mal hecho… como el de los herreros de Ricardo III. Otros países latinoamericanos usan expresiones similares… chapucero, tosco, chafa, boleado, crudo… todas implican baja calidad de un trabajo a causa de la falta de aptitudes en quienes lo realizan. Regularmente es trabajo barato… pero al final, las herraduras se sueltan, la cabalgadura se cae y nos quedamos gritando “¡Un caballo, un caballo! ¡Mi reino por un caballo!”.
O algo parecido.

Confieso que en mi vida soy culpable de haber representado -en alguna ocasión- cada uno de los papeles de la historia del rey: He sido Ricardo III exigiendo rapidez y apresurando a los herreros… he sido el herrero presionado colocando las herraduras como no se debían… he sido el clavo que falta… he sido el caballo a quien han preparado demasiado de prisa… he sido el ejército que se desbanda por no haber quien ponga orden… he sido el que no dio el caballo al rey en el momento de extrema necesidad.
Esta noche solo soy Julio… y pienso que esta historia no debe repetirse.
Lo que se hace para el Rey (con mayúscula) no debe ser chambón ¿no crees?
Ni siquiera tengo que leer a Shakespeare para saberlo.

Te dejo un pensamiento último asociado con la famosa historia del caballo… todavía no es un versículo bíblico, pero creo que puede servirnos de algo:

“Por falta de un clavo se perdió una herradura,
por falta de una herradura, se perdió un caballo,
por falta de un caballo, se perdió una batalla,
por falta de una batalla, se perdió un reino”

Ya regresaremos a los pensamientos más espirituales el resto de la semana.
Por hoy, basta de cultura general.
No más caballos mal herrados.
Arriesgamos demasiado.

 

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s