“El justo por los injustos…”


Somos malos. Punto. Para decirlo más directamente soy malo. No te preocupes, no tengo un pecado específico que hacer público, ni tengo un ataque de conciencia por algo particular que haya hecho… simplemente he estado estudiando la Biblia y me doy cuenta de tal verdad. En “mi” realidad me gusta (y a ti también) que otros me consideren bueno… pero en la realidad real no lo soy… no lo eres… no lo somos. Y si la gente supiera como somos, si tuviera acceso al corazón, a los pensamientos, y a la vida privada de muchos de nosotros me daría la plena razón… o más bien se la daría a la Biblia.

¿Sabes? el otro día leí una interesante cita atribuida a Charles Spurgeon en la que insta a manejar con la realidad la crítica a lo que somos… pero no con “nuestra manera de ver la realidad” sino con la “realidad real”. En vez de indignarnos por la acusación hecha contra nosotros -cual si de una infame calumnia lejana a nuestra prístina calidad humana se tratara- Spurgeon sugería que mejor haríamos en reconocer que en realidad somos malos. Así es.

La cita en mención reza textualmente:

“Hermano: Si algún hombre piensa mal de ti, no te enojes con él; porque tú eres peor de lo que piensa que eres. Si te acusa falsamente por algo, estate satisfecho; porque si te conociera mejor podría cambiar la acusación y no saldrías beneficiado por ese cambio. Si pintan un cuadro moral de ti y es feo, estate satisfecho; porque todavía necesitaría unos toques de negro para acercarse más a la realidad.”

Somos injustos. Punto. Cualquier intento de racionalizar nuestra injusticia está divorciado de la realidad. Al menos de “la realidad real” porque a la luz de “mi” realidad, resulta indignante que nos consideren injustos. ¡Si tan sólo nos conocieran bien se darían cuenta que se quedaron cortos en sus apreciaciones!
Por eso, por nuestra realidad real, necesitábamos a quien muriera por nosotros.
Entonces… el justo por los injustos.
Un pensamiento muy consolador.

Este fin de semana estudiaremos en VidaNueva uno de los trozos más fenomenales de la carta de Pedro y -diría yo- de todo el Nuevo Testamento. Con decirte que trata de la cruz, de los tres días en que Jesús estuvo muerto, de ángeles -o demonios- castigados por la desobediencia, del arca de Noé, del bautismo… y todo se abre con un simple “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos… para llevarnos a Dios.
Somos malos.
Cristo murió por nosotros.
No hace daño recordarlo de vez en cuando.

 

 

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en ““El justo por los injustos…”

  1. La realidad es esa…Pero siempre queremos oviar lo que nos incomoda y es nuestra falta de aceptacion de nuestra maldad que habita a diario en nosotros, por tanto si seguimos asi jamas podremos apropiarnos del hecho que Cristo murio por nosotros PECADORES; INJUSTOS,. Hasta cuando saldre YO y todos nosotros de esta abrumadora realidad en que vivimos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s