“El temor es una decisión…”


“El temor es una decisión”. Hmmm… ¿a qué le temes? ¿Cuáles son tus temores interiores? ¿Qué áreas de la vida despiertan en tu interior la pasión del ánimo que te hace querer huir de donde estás? Ni siquiera tienes que contestar en voz alta… y no me refiero únicamente a cuales son tus temores físicos (como el miedo a los perros, a las arañas o a las cucarachas voladoras)… hablo más bien de tus temores internos, que te hacen cruzar la calle hacia la otra acera mental para evitar toparte con ellos. Me refiero a los que te hacen comportarte a la defensiva (casi siempre de manera agresiva).
A esos que tienes “dentro” porque les has dado existencia por medio de tu poder de decisión. Es que, el temor es una decisión.

Así es: “el temor es una decisión”. Ese fue uno de los principios que aprendimos el domingo pasado en VidaNueva… y es una de las realidades con las que luchas cada día de la vida en tu andar diario por este planeta. Cada temor es una decisión que nace de la evaluación subjetiva de lo que nos rodea. Piénsalo. Si bien el peligro -en el grado que sea- es objetivo, el temor a ese peligro tiene solamente el valor que tú decidas otorgarle. La definición de la Real Academia de la Lengua dice que el temor es la “pasión del ánimo, que hace huir o rehusar aquello que se considera dañoso, arriesgado o peligroso |  la presunción o sospecha. | el recelo de un daño futuro.”. Se requiere tu consideración, tu presunción y tu recelo para determinar a qué temes y a qué no temes.
Entonces, el temor es una decisión.

La Biblia tiene mucho que decir sobre el temor. Personalmente estoy persuadido que uno de los intentos de Dios al dejarnos específicamente la información y los argumentos que contienen su Palabra es hacernos crecer espiritualmente para que no temamos lo que no debemos temer y temamos lo que sí debemos tener. No es de extrañarse que “no temáis” es el comando más repetido en las Escrituras -enunciado de varias maneras y expresado en una multitud distinta de formas. Quizás sea porque los humanos -incluso los que se creen muy valientes- estamos plagados de temores infundados que nos paralizan. La gente “normal” le tememos a las circunstancias actuales, al pasado, al futuro, a las personas que amamos, a los que no conocemos… le tememos al fracaso (aunque definir “qué” es el fracaso en realidad sería tema de otro post), a lo desconocido, a lo que no podemos ver, a la muerte, a la opinión de otros… tememos perder (hmmm… “perder” siempre suena mal para muchos), le tememos a la oscuridad, al silencio, a la soledad… a la vejez, al dolor… tenemos temor a la responsabilidad, al cambio y a la innovación. La lista es larga (y me tomaría varias páginas terminarla); si la revisas detenidamente verás que ninguno de estos elementos necesariamente son de temer; pero que si decides temerlos pueden incluso paralizarte.
Por cierto, no confundas “temor” con prudencia. La Biblia repite constantemente el comando “sé prudente”… pero también nos dice “no temas”.
Es que el temor es una decisión. Y una vez que decidimos darle existencia, nos controla a su antojo.

Hmmm… creo que de más está decir que sólo Dios debe estar en control de ti.

Te dejo con un pasaje de Isaías que ha andado en mi mente desde la semana pasada:

“A Jehová de los ejércitos, a él santificad; sea él vuestro temor, y él sea vuestro miedo.” (Isaías 8:12)

Por cierto, el temor a Dios también es una decisión.
Comencemos por allí, y decidamos siempre lo mejor.

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en ““El temor es una decisión…”

  1. Esta muy interesante esto del miedo la verda ? Que nosotros como personas estamos rodeados de miedos fisicos y mentales pero la realidad es que el gran miedo que de veriamos tener es el de Dios , y no lo tenemos por que sin el no tendremos vida eterna en un futuro y savemos de el y de sus obras pero normal mente de simos ( me vale mejor mañana boy a la iglesia ) y haci pasan los años y tenemos un problema y hai si aclamamos a Dios . Por que savemos que el espoderoso y es como la unica alternativa que tenemos que nadie mas nos a lludara solo el … Pero no le tenemos temos y de veriamos x que savemos que en la biblia dise que tambien Dios es amor pero tambien es fuego con sumidor… Ernesto arias des houston tx .
    Saludos a todos en vida nueva , pastor julio contreras….

  2. La vida consciente, es decir aquella que comienza cada mañana al levantarnos, es una continua guerra entre ser un santo hijo de Dios valiente o ser un simple humano cobarde. La diferencia esta en la fe que tenemos en aquel que nos creo y nos salvo.

    “No nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Ti 1.7).

    “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”. (Josue 1:9).

    Decirlo o escribirlo es fácil, hacerlo día a día requiere del poder de Dios, al final lo mas importante no es cuantas batallas ganemos, sino, cuantas peleemos al lado de Dios, porque al final es Dios el que las gana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s