Cuando las cosas no salen como uno las planea…


A veces, las cosas no salen como uno las planea ¿verdad? Me refiero a que a nivel pequeño y personal comienzas el día con un rosario de reuniones y actividades por realizar nítidamente arreglados en tu agenda y… “de repente” las cosas no salen bien. Interrupciones, errores cometidos por ti mismo, olvidos, imprevistos, malos cálculos, emergencias y distracciones reptan por doquier tratando de evitar que tus perfectos planes milimétricos se realicen como los concebiste en la fabricada tranquilidad de algún momento a solas. Pronto aprendes que la microplanificación (al menos en mi caso) es una quimera que no sirve más que para crearte la ilusión de que eres dueño de tu tiempo. Y todas las ilusiones que no se concretan son falsas.
¿Será que sólo a mí me pasa?

A nivel macro (y en mi caso en el ministerio) a veces las cosas no salen como uno las planea. Dar rumbo “planificado” a una congregación con muchísimas personas y respetar voluntades, confluir calendarios (los que individualmente no salen como fueron planeados por sus respectivos dueños), conciliar opiniones y cumplir los plazos e ideas que fueron concebidos en la fabricada tranquilidad de un momento de planificación en equipo ya no resulta sólo quimérico… sino que adquiere el cariz de lo utópico. Para complicarlo un poco súmale el hecho de que “la gente cambia” porque… hmmm… no sé porqué cambian necesariamente, pero sí se que muchos cambian saliendo de lo acordado por “razones de fuerza mayor” (siempre me he preguntado si acaso existe una razón de “fuerza menor” en algún lado). En una iglesia es todavía más complejo porque no se deben anteponer los planes escritos a las necesidades humanas (¿verdad?)… y las necesidades humanas están siempre en dinámica y constante ebullición, buscando un lugar y un momento en el calendario para simplemente “suceder”. Y cuando suceden… las cosas no salen como uno las planeó. Lo peor del caso es que en el proceso de que las cosas no salen como las planeamos más de alguien -usualmente el último que uno quisiera- sale dañado porque las cosas no salieron como las planeamos.
¿Será que sólo a mí me pasa?

Te soy honesto… todos los días sé que “las cosas no siempre salen como uno las planea”; y la mayor parte de veces razono (hmmm… quizás más bien racionalizo) que así es como en realidad debería ser. Aprendí cuando era un pastor joven que un pastor planifica las interrupciones en su calendario. Créeme, en la teoría eso suena bien… pero, la práctica lo hace complejo… y a veces cuando las cosas no salen como uno las planea, como cualquier otro mortal común y corriente, me frustro.
¿Será que sólo a mí me pasa?

Si estás pensando que hoy no me salieron bien las cosas y por eso estoy escribiendo en frustración sobre esto apenas tienes un poco de razón. Algunas cosas no salieron bien hoy, otras no salieron bien ayer… y otras más no saldrán como estaban planeadas mañana, la próxima semana o el mes entrante. Esa es la naturaleza de la vida. No estamos en control. Punto. Y no lo digo como una excusa… lo expreso como una realidad que todos haríamos bien en abrazar. ¿Significa eso que no debemos planear o soñar? ¡Claro que no! Sin embargo, sí sería muy bueno si en la parte superior de todas nuestras agendas y documentos escribiéramos Santiago 4:15b y nos decidiéramos a nunca jamás usarlo como una excusa, pero siempre tenerlo en la mente como un consuelo cuando las cosas no salen bien. El pasaje dice:

“Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello”

Cuando las cosas no salen bien aprendemos que no estamos en control. Y esto le duele a al carne.
¿O será que sólo a mí me pasa?

Allí te dejo la inquietud…

 

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Cuando las cosas no salen como uno las planea…

  1. Es bueno recordar que en todo momento es Dios el que esta en control y no nosotros. No es una excusa para dejar de planificar, es mas bien una premisa para vivir feliz a pesar de las circunstancias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s