¿De qué lado estás?


Rara vez suelo pensar en “bandos” o “lados” cuando se trata de las cosas espirituales. Siempre he creído -es más, estoy persuadido por completo- que la invitación está abierta para todo aquel que quiere (y que cree) para ser recibido en la familia de Dios. En mi mente y en mi corazón un Dios amoroso, lleno de gracia, totalmente misericordioso que está siempre dispuesto a perdonar y permitir que lleguemos ante él garantizándonos pleno acceso a causa de la sangre de Jesús. Sin embargo, reconozco que ese es solamente una parte de la historia; la otra es que si no buscas a Dios por medio de Jesús y te obstinas por hacer el mal… estás en “el otro bando”. Punto.
Terrible.

En unas horas enseñaremos (en esta ocasión, junto con Koki) 1 Pedro 3:11-12 a VidaNueva. El texto literalmente dice:

Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien?

El rostro del Señor “está contra” aquellos que hacen el mal. Palabras duras, que revelan la existencia de un bando a quien es Dios antagónico por naturaleza y que -por definición- no cuenta ni con la más mínima y remota posibilidad de derrotar al Rey… este es un bando para el que la batalla está perdida antes de comenzarla este es el bando de “los que hacen el mal”. Digamos que quien mal anda mal acaba. Pero no solamente por las consecuencias directas de una vida insensata y sin brújula moral (como estudiamos hace unos días) sino porque al “hacer mal” le declaran la guerra a Dios.
Y a Dios nadie le gana.

Dios vela por los suyos. Dios vigila a los malos. Dios vence a todos. Esas son las razones por las que ser un seguidor de Jesús entregado a ser de bendición siempre funciona. Es lo que algunos llaman “el factor Dios”.
¿De qué lado estás? Esa es la gran pregunta de la vida. De tu respuesta depende una existencia plena y abundante o una vida miserable y desafortunada.
Sinceramente, espero que estés en el bando correcto.
Hmmm… ¿y los que amas? ¿De que lado están?
Allí te dejo la inquietud.
Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “¿De qué lado estás?

  1. Sin embargo, conozco aquellos que aun despues de profesar a Cristo como Señor y vivir una vida religiosa… hacer mucho mal y van en contra de varias leyes divinas, decidiendo vivir en el mal por un tiempo extenso, largo… muy largo! Dañando muchas vidas alrededor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s