Pensando en las buenas iglesias…


Como en casa… esa es la mejor manera de describir como me siento cuando tengo el enorme privilegio de guiar a La Biblia Dice de Bogotá en el estudio de la Biblia. Esta mañana no fue la excepción… hubo mucha receptividad a la palabra, muchísima atención, varias profesiones de fe y el cariño expreso por la exposición del mensaje de Dios para todos los que estábamos allí.
Me gustó.

En mi vida he predicado en una gama amplia de iglesias y congregaciones… unas “mejores” que otras (hmmm… dime, ¿cuál es el “iglesímetro” con el que se debe diagnosticar los grados de virtud y calidad de una iglesia?)… he estado en algunas cuyo franco proceso de decadencia pone en evidencia la ausencia de vida espiritual tanto en sus cultos de domingo como en la realidad de entre semana, estas congregaciones lo hacen pensar a uno en un moribundo que lucha por parecer que sigue vivo… he visto otras iglesias que todavía no se han consolidado y que -cual adolescente que se esfuerza por demostrar que “es alguien en la vida”- luchan por parecer adultas. Hay algunas que quieren parecer espirituales, otras quieren parecer bíblicas… me he encontrado con algunas que se esfuerzan por parecer culturalmente relevantes (y a menudo se arriesgan a ser una caricatura cristiana de la sociedad secular)… y he visto también iglesias que sin ser perfectas son genuinas… y sus esfuerzos no están dirigidos a parecer nada sino a ser la iglesia que su Señor desea que sean. Estas son las buenas iglesias. Las hay de todo tamaño y sabor. No están limitadas a una sola denominación religiosa (por mucho que esto le duela a quien le duela), ni a un sistema de trabajo, ni a una estructura religiosa, ni al uso de algunos materiales especiales. No todas cantan la misma música. No todas toman la comunión de la misma manera. No todas tienen un mismo énfasis doctrinal, visión ministerial o estrategia ministerial. No todas hacen misiones de la misma manera. Pero son buenas iglesias.

Si te preguntas si hay iglesias así te respondo con un sonoro “sí las hay”. Quizás no son muchas, no son las más famosas y no son necesariamente las que estén de moda… pero que las hay, las hay. He visto iglesias con tanta vida genuina que les basta y sobra para compartir con quienes se acercan a ellas… en la primera mitad de mi vida cristiana crecí en una muy buena congregación, conocida por producir líderes a granel y ser un bastión de la predicación expositiva de la palabra, y pude ver en carne propia los beneficios que el cuerpo de Cristo puede tener en la vida de sus miembros. He dedicado la otra mitad al desarrollo de una buena iglesia… y todavía me doy cuenta cuánto nos hace falta… cuánto tenemos por recorrer y cuánto nos urge madurar. Pero tengo mucha esperanza en lo que Dios hará entre nosotros. Veo a La Biblia Dice acá en Bogotá en un proceso muy similar al nuestro… aunque quizás nos llevan la ventaja de unos años más de ministerio. Y por eso me siento “como en casa”.

¿Sabes? pienso que una iglesia es “como un cuerpo” en más de un sentido de la palabra. Piénsalo. ¿Qué le pasa a tu cuerpo si no le das mantenimiento constante, no haces el ejercicio necesario, no te sometes a la dieta debida y no le proporcionas el reposo correcto? Bueno, lo mismo le pasa a las iglesias. Se deterioran. Se enferman. Se llenan de tumores y eventualmente mueren. El problema es que nadie las entierra; y sabes bien lo que sucede con un cuerpo muerto que no es sepultado.
Esta noche pienso en cuanto debemos cuidar el cuerpo.
Me refiero al cuerpo de Cristo.
Estés donde estés, no solo esperes que la iglesia cuide de ti… cuida a tu iglesia.

Gracias a Dios por los líderes y pastores de La Biblia Dice estos casi 30 años, y por una congregación que es sensible a la Biblia y a la guía del Rey por medio de sus líderes… lo que Dios está haciendo entre ellos siempre me desafía.
Que el Rey les siga usando para la edificación de una iglesia como a él le gusta.

 

 

Nos vemos mañana.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s